Inicio Especial El mejor necesita lo mejor

El mejor necesita lo mejor

445
0
Compartir

fernando alonsoEscuchar a Fernando, Alonso I de España, pedir “un coche competitivo para 3 ó 4 carreras”, es tan frustrante como sería escuchar a Nadal que le quiten las raquetas de madera. Se buscan soluciones desde la fábrica deMaranello, porque hasta ahora todo ha sido vender humo, pero humo del peor cigarro negro. Nuestro piloto lleva compitiendo por el título desde que aterrizó en Ferrari, pero con una máquina que nunca ha estado entre los 2-3 mejores coches de la parrilla. Y eso son pocas armas para una guerra tan encarnizada. Al samurái le debes dar una katana, afilada para que corte en los certeros mandobles, equilibrada para que no merme fuerzas en el fragor de la batalla, con un “mango” (tsuka) que permita asirla con la nobleza que requiere tal acto. Ya lo dijo el asturiano,“dadme un coche 3 décimas más lento que Vettel y lucharé por el campeonato”; y le han dado una catana (automóvil cubano viejo y destartalado), con lo que hay poca tela que cortar.

​En la última carrera, en la Alemania de los ajustes,más de lo mismo; con una calificación en la que los Mercedes, los Red Bull y hasta los Lotus son un segundo más rápidos, se intentó cambiar de estrategia, pensando en que el comportamiento de los neumáticos podría echar una mano. Ni siquiera eso, en esta ocasión sí han rendido losPirelli, y han durado los blandos casi lo mismo que los duros. “Si quieres resultados distintos haz cosas diferentes”, No se puede hablar de fracaso, llegar a 3 segundos del vencedor, no se puede tildar de decepción, acabar 4º saliendo 8º. Pero esto es Ferrari, y jugando en el Madrid ninguna semifinal debe consolar.

​Se ha conseguido que en el próximo test “extra” de neumáticos se prueben nuevas piezas, no sólo las gomas. Desde Ferrari se insta al departamento de desarrollo a que se pongan las pilas y marquen vuelta rápida, o será otro lamentable año de transición.

​Alonso ha advertido que la Fórmula 1 tiene, en ocasiones, más de partida de ajedrez que de deporte; juega sin reina, sus peones no defienden, pero en el juego de tronos no basta con tener el mejor ejército, el mejor capitán o la mejor fortaleza. Aquí gana el rey.

Francisco J. Peinado, Profesor de Formación Vial y Director de Escuelas de Conductores.