Inicio Polideportivo Cáceres: Una medalla de chocolate que invita a la esperanza

Cáceres: Una medalla de chocolate que invita a la esperanza

283
0
Compartir

imagesSe suele denominar como “medalla de chocolate” el galardón imaginario que obtienen los cuartos clasificados de cualquier competición con oro, plata y bronce para los tres primeros. Ese amargo trago ha sido el que ha tenido que tuvo que pasar ayer Eusebio Cáceres en la final de salto de longitud del Campeonato del Mundo que se está celebrando en Moscú. Pero esta vez es un cuarto puesto distinto, que induce al optimismo. Un soplo de aire fresco para el castigado atletismo español.

El “saltamontes” de Onil (Alicante), de sólo 21 años y reciente campeón de Europa sub 23 en Tampere (Finlandia) se ha quedado a sólo un centímetro de la medalla de bronce. Eusebio Cáceres llegaba con la mejor marca de la calificación del miércoles (8,25m) y en el día D a la hora H ha realizado un concurso muy regular, a la altura de lo que merecía una cita de semejante postín. Cinco saltos por encima de 8,09 metros y 4 de ellos por más allá de 8,20 metros. Su quinto salto, el mejor de su competición con 8,26 m, le ha dejado a un centímetro de la presea de bronce del mexicano José Rivera (8,27m) y a tres de la medalla de plata del holandés Gaisah (8,29 m). Lejos ha quedado el campeón mundialista, el saltador local Menkov que le ha costado entrar en calor pero ha dominado la prueba con un salto de 8,56 m y ha pulverizado en dos ocasiones el récord nacional ruso.

Aún así, el saltador español debe estar satisfecho. Ha competido como un coloso en una de las finales más abiertas y duras de la historia, con los seis mejores saltadores por encima de los 8,20 metros. Lo mejor de todo es que ha demostrado que puede luchar de igual a igual con la élite de la longitud. Al igual que Joan Lino en Helsinki 2005, ha saboreado un cuarto puesto por un solo centímetro. Pero su cuarto lugar deja un poso diferente. Yago Lamela ha encontrado un sucesor. Las comparaciones suelen ser odiosas, pero Eusebio Cáceres tiene por delante toda una larga trayectoria en el mundo de atletismo. Una trayectoria, que por lo visto ayer, se antoja brillante. Al menos invita a la esperanza.