Inicio Atlético de Madrid Una maldición menos

Una maldición menos

298
0
Compartir

 

ArdaEsta noche el Atlético de Madrid se ha cargado al que teóricamente era el hueso duro del grupo, el Oporto. Los de Simeone lograron sobreponerse al temprano gol de Jackson Martínez y consiguieron una remontada épica, gracias a los goles de Godín y Arda, para romper una maldición de 50 años sin ganar a los lusos. Con esta victoria los del Manzanares se colocan primeros de grupo en solitario con 6 puntos y a 5 del tercer clasificado.

Comenzaba el partido con un Oporto entregado a los más de 33.000 espectadores que se dieron cita en Do Dragao. La presión que impusieron desde el principio los hombres de Paulo Fonseca hacía prever un encuentro duro en el centro del campo. Poco a poco iban encerrando los locales a los colchoneros en su área, y justo cuando el Atlético comenzaba a carburar, e incluso dispuso de una buena ocasión con un disparo de Arda, los portugueses se adelantaron en el marcador.

Courtois veía como Jackson Martínez le ganaba en el marcaje a Godín y se tiraba en plancha para anotar a placer el primer tanto del partido. Con el gol los del Cholo jugaron más espoleados aún y revertieron la situación. Encontraron más posesión y profundidad y con ello llegó el peligro. Arda podría haber empatado al rematar un balón que Raúl García dejaba pasar tras una buena jugada combinativa por la banda derecha. Otro gallo hubiese cantado si, minutos después, el balón no se hubiese estrellado contra el larguero tras la prolongación de Raúl al córner botado por Gabi. Con un Atlético mejor y un susto que resolvió Courtois, al atajar un tiro raso de Varela, el partido enfilaba el túnel de vestuarios.

Con la reanudación los rojiblancos salían muchísimo más enchufados y en seguida se notó que la tónica iba a ser muy diferente. El balón corría más rápido de banda a banda y las incorporaciones de Filipe y Juanfran se hacían constantes. Pero el tanto del empate no sería elaborado sino que llegó en otra de las bazas de los colchoneros: el balón parado. Era Godín quien le devolvía la jugada al Oporto al anticiparse a Helton y rematar a placer para poner las tablas en el marcador.

A raíz del gol las faltas lusas se hicieron constantes y, aunque los dos equipos buscaban la victoria, los españoles lo hacían con más ahínco y criterio. Tanto fue así que Arda plantó solo a Raúl García ante Helton pero, tan mala fue la suerte del navarro que, no solo no metió sino que encima se lesionó en el tobillo. Los de Fonseca la tuvieron en una falta en la misma línea del área que Quintero arrojaría fuera y Miranda pudo sentenciar en un córner lanzado al primer palo, pero el gol llegaría al más puro estilo Simeone.

Falta al borde del área y al lanzamiento Gabi y Filipe. Es finalmente el capitán quien se dirige a chutar y, justo en el momento de hacerlo, envía un pase a la espalda de la barrera donde aparece un rayo turco para reventar el balón y poner los tres puntos en la butaca colchonera. Arda remató una jugada ensayada y ejecutada a la perfección para lograr la victoria.