Inicio Portada Cristiano y Di María enseñan el camino al Real Madrid

Cristiano y Di María enseñan el camino al Real Madrid

294
0
Compartir

CristianoEl Real Madrid se ha impuesto por 4-0 al Copenhague en el Santiago Bernabéu. Las noches de Champions en el Bernabéu son de esas historias mágicas que aunque sean malas terminan poniéndote los pelos de punta. Era la noche oportuna para que el Madrid empezara a salir de la senda de las dudas, un rival flojo  y asequible. Cristiano Ronaldo y un enorme Di María fueron los protagonistas del partido, ambos con dos goles.

El argentino decidió quedarse en el Madrid este verano para luchar por el puesto a pesar de la llegada de Bale y está dejando un listón muy alto para el galés si quieres ser el titular. Dos goles y una asistencia de rabona fueron las acciones más destacables de Di María.

El partido no fue nada difícil para el Madrid, el comienzo de la primera parte fue más o menos parecido a la de los últimos partidos, dominio de balón pero sin entrar totalmente en el encuentro. A pesar de ello el rival era flojo y el Madrid iba generando ocasiones cada vez más peligrosas hasta que en el minuto 20 Cristiano remataba, como solo él sabe hacer, un centro de Marcelo. La relajación o quizá el descontrol de los blancos hizo que no cayera ningún gol más en la primera parte. El Copenhague hizo poco fútbol pero tuvo su gran oportunidad cuando Jorgesen cabeceaba un balón al larguero y posteriormente sacaba Modric con una mano que el árbitro no debió ver.

La segunda parte cambió en ritmo, al menos por parte del Real Madrid que se encontró más cómodo y confiado sobre el campo, hacía muchísimo tiempo que no se veía al Madrid tan tranquilo sobre el césped. Todo ello propició que los aficionados blancos vieran una preciosidad de gol, de esos con los que sueñas de pequeño. Tacón de Benzema a Di María y este para no quedarse atrás se marcaba una asistencia de rabona que  abrió las bocas de la afición local y que después Cristiano con su gol los hizo levantarse de sus asientos ante tal obra de arte.

Di MaríaEl recital de Cristiano había terminado pero el de Di María solo acababa de empezar, el extremo madridista decidió convertirse en el actor principal del partido y demostrar que aunque haya llegado Bale, él sigue estando ahí y con más ganas que nunca. Sus dos goles fueron muy parecidos, jugada individual esquivando a todos los futbolistas que salían a su paso y disparo pegado al palo donde la estirada del portero es totalmente inútil.

El partido estaba más que terminado y sentenciado con el 4-0 pero faltaba el momento de Casillas, ese momento que tanto tiempo llevaba esperando. Sacó un mano a mano, evitó un gol  sacando el balón de la escuadra y rechazó un balón a bocajarro bajo los palos de la portería, todo ello en apenas 1 minuto. Esta exhibición propició una sonora ovación y aplausos para el portero y capitán madridista. Ya le tocaba al de Móstoles.

El debut de la Champions en el Santiago Bernabéu ha servido de bálsamo y relajación entre el equipo y la afición. El juego sigue sin ser bueno pero el camino ya está cogido y los de Ancelotti saben lo que se juegan. Líderes en solitario del grupo que los permite centrarse en la Liga.