Inicio Fútbol Internacional España pone rumbo a la Euro con Silva como artífice

España pone rumbo a la Euro con Silva como artífice

376
0
Compartir

Manuel Villalón./ La victoria en el Carlos Tartiere era de obligado cumplimiento. Frente a un rival exigente la selección española volvió a mostrar su mejor cara y respondió a la presión con un completo partido que le sirvió para alzarse con el primer puesto del Grupo C, arrebatándoselo a su rival de hoy, Eslovaquia, tras imponerse por dos tantos a cero.

Cesc Fabregas Selección EspañaPronto se traduciría en el marcador el dominio de los de Vicente Del Bosque en todas las facetas del juego. En el minuto 5, de las botas y la inteligencia de David Silva surgió un gran servicio que desprendía aroma a gol desde que el esférico contactó con la zurda del canario. Jordi Alba no desaprovechó tal regalo y sorprendiendo a la espalda de la defensa eslovaca, inauguró el marcador. El virtuoso jugador del Manchester City estuvo omnipresente, interpretó el juego mejor que nadie y una vez más España volvió a funcionar cuando el canario es protagonista.

Instantes antes del gol una pérdida de Sergio Ramos pudo cambiar el signo del partido, pero Mak no supo definir ante Casillas con un disparo raso que se cruzó en demasía. No fue más que una jugada aislada en el recital de una selección que supo contener a su rival y mostrarse imprevisible atacando y, por ende, más difícil de defender. España combinó el juego directo con los ataques basados en la posesión del balón buscando sorprender al sistema defensivo planteado por Ján Kozák.

Fruto de la circulación fluida del balón, las combinaciones de lado a lado del campo y los desbordes por banda de unos laterales con largo recorrido como son Alba y Juanfran siguieron llegando las ocasiones para los locales. Cesc y Silva, apoyados desde más atrás por Iniesta, comandaron las transiciones, y Busquets fue pieza clave en la intensa presión tras pérdida para aminorar las rápidas contras de Eslovaquia que tanto daño hicieron en el partido de la primera vuelta celebrado en Zilina,

España volvió a tener el balón, como casi siempre, pero esta vez también tuvo el control del partido, dos conceptos que a veces se confunden pero que cuando se complementan hacen aparecer el sello de la selección. En el minuto 28 Cesc buscó el juego directo con un pase en profundidad con Diego Costa como destinatario, que cayó derribado ante la salida de Kovacik. Penalti dudoso que no desaprovechó Iniesta con un disparo raso que engañó al portero.

Eslovaquia salió más suelta tras el descanso, y en los primeros compases del segundo tiempo Duris gozó de la mejor oportunidad, pero Casillas desvió a córner su disparo. Los de Kozák no le perdieron la cara al partido en ningún momento y no cesaron en su empeño de llegar a las inmediaciones de la portería española, hecho que ocurrió a cuentagotas. Los visitantes estuvieron bien en el repliegue, aunque éste se situó demasiado atrás incapaz de superar la primera línea de presión de España. El hasta ahora líder del grupo se mostró lejos de ser el vertiginoso equipo que se impuso a los de Del Bosque la última vez que ambos se vieron las caras. Cabe destacar que el combinado eslovaco llegó mermado a Oviedo con las bajas de los centrales Skrtel y Durica, el medio Kucka y el extremo Vladimir Weiss. Todos ellos piezas importantes de un equipo que hasta hoy contaba sus partidos con victorias en esta fase previa a la Eurocopa que se celebrará en Francia el año venidero.

Si hay que poner un lunar al buen partido de España es que volvió a caer en el error de gustarse demasiado y convertir en infructuosas ocasiones claras por no definirlas. En líneas generales la segunda parte fue un monólogo español, que pudo incrementar el marcador pero no lo hizo. No obstante, el 2-0 a favor de la selección es válido para comandar desde ya el grupo. Victoria clara que acerca la Eurocopa a España y a su vez sirve para despejar las siempre presentes dudas en el proceso regenerativo ideado por Del Bosque. Como última anécdota, cabe apuntar que sólo 5 jugadores del Real Madrid y FC Barcelona estuvieron presentes en el once titular (Ramos, Piqué, Jordi Alba, Busquets e Iniesta). La siguiente cita clasificatoria será ante Macedonia en Skopie el próximo martes.

Por Manuel Villalón / En Twitter: @ManuVillalón