Inicio 1ª División FC Barcelona 2-1 Sevilla FC: Un Barça de récord

FC Barcelona 2-1 Sevilla FC: Un Barça de récord

472
0
Compartir

barçaEste Barça no tiene hartura. 34 partidos sin conocer la derrota, igualando al Madrid de Leo Beenhakker. La última derrota de los de Luis Enrique fue en el Sánchez Pizjuán. El verdugo se convirtió en víctima y los de Nervión hincaron la rodilla en el Camp Nou, continuando con su maldición fuera de Sevilla. Mientras, el líder va a lo suyo. A ocho puntos del Atlético de Madrid y a doce del Madrid. A por una Liga que va teniendo dueño.

El Sevilla regaló el balón al líder, que fue taladrando los dominios de Sergio Rico. Los Messi, Suárez y Neymar combinaban con fluidez y el peligro se mascaba en el área sevillista, pero la pizarra de Emery se impuso y la defensa andaluza contuvo el arreón culé

Fue a balón parado la única forma de acongojar a los sevillistas. Messi intentó el gol olímpico, pero el balón se estrelló en el palo. La réplica la tuvo Luis Suárez, que cazó el rechace y reventó la pelota en el larguero.

El Barça adelantó las líneas y el Sevilla sacó oro de ese espacio generado. De ahí nació el primero. Tremoulinas hizo suya la banda izquierda y se la puso a Vitolo en la bota, que empaló al primer toque para adelantar a los de Nervión.

La superioridad de los andaluces era un hecho. Iborra fue un dolor de cabeza para el centro del campo culé y la velocidad sevillista llevó el run run a la grada. Sonaba el “Barça, Barça”… El líder percutía, elaboraba y rondaba. Las florituras no surtían efecto y tuvo que ser a balón parado la única fórmula para paliar el efecto Unay.

Messi colocó el balón y dejó a la barrera a la altura de un cono. El paso en falso de Sergio Rico rubricó la enésima maravilla del argentino. “Golazo de Messi” era trending topic. Poco más necesita este Barça teniendo a Leo. El 10 la tuvo de nuevo antes del descanso con un disparo raso, pero Rico evitó el segundo.pique

A los de Luis Enrique les costó alcanzar la velocidad de crucero, jugando de manera intermitente, y dejando vivo a un Sevilla que mata con muy poco. Poco tardó Piqué en adelantar a los blaugranas. Suárez prolongó el central puso el 2-1 a los pocos minutos de la reanudación.

El correcalles de culés y sevillistas no paró. Gameiro tuvo todo de cara para hacer el empate. El francés falló el mano a mano ante Bravo tras una gran asistencia de tacón. El tercero pudo ser de Neymar, o de Busquets, pero Sergio Rico no vaciló bajo los palos y evitó el tercero.

Se pagaba lo mismo el empate del Sevilla que el 3-1 del Barça. El líder jugó con fuego, dándole alas a un Sevilla que se volcó en campo local. El Barça recurrió al pelotazo y dejó a los de Unay morir en la orilla. Una victoria sufrida que deja la Liga vista para sentencia.