Compartir

El Atleti volvió a reconocerse a si mismo ante Las Palmas en este primer partido oficial del 2017, logrando una victoria que parece sentenciar la eliminatoria copera en el feudo del equipo canario por 2-0 con goles de Koke y Griezmann.

Simeone sorprendió poniendo a Vrsaljko de titular en el lateral y a Juanfran de extremo derecho, uno de sus hombres de confianza. Carrasco y Gaitán deberán darse por aludidos y apretarse en los entrenamientos, porque el invento resultó. Y resultó porque el Atleti se pareció a sí mismo, un equipo con las ideas claras, presionando cuando debía, aprovechando los fallos del rival, ordenado en todo momento, haciendo de menos las virtudes del rival, en fin, el Atleti.

En el 22, Vrsaljko fue protagonista en el primer gol rojiblanco de la noche, centrando en una jugada por la derecha, la defensa canaria rechazó el balón que le llegó a Koke, el futbolista madrileño controló con el pecho y disparó conforme el balón caía, cruzándola ante Lizdain. El conjunto canario no encontraba su juego, No aparecía Roque Mesa en el centro, con Viera desaparecido y con muchas bajas importantes, el equipo de Setién se deshacía como un azucarillo en el centro del campo. No todo era bueno en el Atleti, sus delanteros no entraban en contacto con el balón, tanto Gameiro, un grandísimo suplente en un mundo perfecto, (teniendo un buen delantero centro), como Griezmann, que llevaba sin marcar desde Noviembre, no aparecían en el partido. El partido se fue al descanso sin mas novedades.

La segunda parte comenzó con otra clara ocasión en el 47 de Gameiro tras una buena dejada de Griezmann. El futbolista francés le dio “una patada a un topo” que en el argot futbolístico es darle una patada al aire, desaprovechando una oportunidad clarísima de gol. El control del partido era colchonero pero no el del balón. En el minuto 50 en la única jugada en la que el Atleti tocó tranquilo y concentrado salió la segunda jugada de gol, el balón se movió por todo el frente de ataque hasta que llegó a Juanfran que puso un buen centro a Gameiro. Este la puso al punto de penalty donde entró Griezmann en plancha para marcar el segundo de la noche. Con poco el Atleti hacía mucho, como en los últimos años a pesar del nuevo escudo, al que habrá que querer como se suele decir cuando te sale un hijo madridísta.

Gameiro pudo sentenciar la eliminatoria en el 59 tras un pase de Koke bombeado desde el circulo central, el delantero no supo definir y le pegó mordida y mal. Simeone con el viento a favor siguió probando cosas como la de poner a Giménez de pivote defensivo. El partido se diluyó y finalizó en el centro del campo sin acercamientos peligrosos en ninguna de las dos áreas.