Inicio 1ª División Gran broche a la temporada en casa (6-0)

Gran broche a la temporada en casa (6-0)

224
0
Compartir

Si alguien merece ser puntuado con peores guarismos que los que obtuvieron Alfred y Amaia en Lisboa son los jugadores del Celta de Vigo. Un Real Madrid con la mente en Kiev desde hace semanas les endosó un set en el último partido de la temporada en el Santiago Bernabéu. Y pudieron ser más. Cuando los “triunfitos” saltaban al escenario lisboeta, Gareth Bale ya llevaba dos tantos. El segundo de ellos de una bellísima factura, mucho mejor que la actuación de Israel, la ganadora del certamen. Con su partido ante los gallegos, el de Cardiff reclama su puesto como titular en la final de Champions.

Zidane dio descanso a Sergio Ramos y no pudo contar, por lesión, con Ronaldo y Carvajal, que se recuperan para el encuentro decisivo. El campo no se llenó para la ocasión: entre el certamen musical europeo y la intrascendencia del choque, que se consiguiesen juntar en el coliseo blanco unos 60.000 espectadores es de aplaudir. Y el equipo respondió para poner el broche a una temporada realmente irregular en el campeonato doméstico. Tras los dos tantos iniciales del galés, Isco hizo su habitual movimiento de trasero y rosca para meter por la escuadra el tercero, desde el pico del área. Un tanto que ya se ha visto miles de veces, pero que no por ello deja de ser espectacular. Unzúe, que se despide del banquillo vigués, no sabía donde meterse.

Todos esperaban una reacción tras el descanso del Celta, tras la bochornosa primera parte. Pero nada. Ni los hipotéticos 12 puntos que otorga Rumanía les hubiesen salvado en una cita como la de ayer. De hecho, ni cinco minutos después del inicio de la segunda contienda, llegaría el cuarto. Obra de Achraf, que hizo su segundo tanto de la tarde. El marroquí se prodigó mucho en ataque, con inteligente incursiones, pero tiene dos grandes taras que hacen que no sea, aún, un jugador mayor: su despistes y mala colocación defensiva y sus centros cuando llega a posiciones ofensivas. Aún así, como en el 5-0 ante el Sevilla de diciembre, mojó. El quinto fue obra de Sergi Gómez, aunque él no quería, y el sexto del siempre ordenado Kroos. El alemán está acabando muy bien la temporada, y será clave en el Mundial para Alemania, la gran favorita para repetir título.

Por tanto, el gran triunfador fue Gareth Bale, que pudo jugar su último partido como madridista en casa. Las últimas buenas actuaciones no tienen que nublar su temporada: floja y apática. Aún así, si hubiese habido jurado popular, como en Eurovisión, el auténtico ganador hubiese sido el carismático Marcelo. El público le cantó cumpleaños feliz en medio del partido y el brasileño respondió con reverencias. Veremos si su ya de por sí habitual jolgorio es mayor en la noche del 26 de mayo.

Fotografía: Realmadrid.com