Inicio Portada Los campeones de Europa Sub 19 pasan por la «Sala de Análisis»

Los campeones de Europa Sub 19 pasan por la «Sala de Análisis»

222
0
Compartir

José Ramón Cobo-Reyes.- España conquistó otro entorchado Europeo, en un verano en el que ya se coronó campeón de Europa sub 21. El equipo dirigido por Santi Denia cuajó uno de sus mejores partidos en el torneo precisamente en la final, donde más presión existe y más aún para jugadores jóvenes. La sub 19 corrigió su gran defecto, que fue su acierto en la finalización, lo que le permitió ganar la final sin pasar excesivos apuros.

El conjunto de Santi Denia aplicó el juego al que nos ha tenido acostumbrados durante todo el campeonato. De hecho, no hubiera tenido sentido cambiar el plan a estas alturas después de incluso enfrentarse a los lusos en la fase de grupos y cuajar una notable actuación aunque no suficiente para obtener los tres puntos.

En el ataque organizado, España volvió a implantar un ritmo bajo en la salida de balón. Eric García tenía una gran facilidad para conectar directamente Ferrán Torres, que cuajó una gran actuación. Blanco también destacó en esta fase, dotando de seguridad en la salida con cambios de juego y sin ninguna pérdida peligrosa, al igual que el resto del equipo. Los laterales fueron los jugadores que más problemas tuvieron para agilizar esta salida, sobre todo Víctor Gómez cuando era presionado, que no tenía apoyo interior al estar demasiado lejos Blanco y tener que retrasar a Arnau Tenas o aguantar el balón hasta recibir una falta. Aun así, no se cometieron pérdidas irresponsables y la salida de España fue efectiva.

En la creación Moha volvió a subir su altura, jugando incluso en la posición de Sergio Gómez cuando este fue sustituido, aunque no es donde se siente más cómodo el mediocentro madridista. Al adelantar su posición Moha, Sergio Gómez se mostraba más suelto y recibió varios balones entre líneas, aunque estuvo más impreciso de lo normal. Bryan Gil superó a Costinha en numerosas ocasiones, estando especialmente acertado en el regate. A esto hay que sumar lo bien que se incorporan al ataque los laterales españoles, eligiendo cuando doblar por dentro y por fuera. En la finalización es donde se vió un mayor cambio del equipo español respecto a los últimos partidos. Mientras que Abel Ruiz se mostraba bastante solo en los primeros partidos, en esta ocasión Ferrán y Sergio Gómez también acompañaban, mientras que Moha solía quedar en la zona de la caída. De esta manera llegaron dos goles muy parecidos, con un centro desde la izquierda que le llegaba a Ferrán y remataba a la red lusa.

En defensa, España no pasó apenas apuros ante Portugal. El equipo estuvo muy sólido en su bloque medio, cerrando espacios interiores donde los lusos pudieran filtrar balones y rematar desde fuera del área. Las llegadas fueron por banda, aunque los laterales estuvieron seguros defensivamente y los extremos atentos en sus ayudas. El centro lateral también fue defendido bien por la zaga española, con una ocupación de espacios excelente y unos mediocentros que llegaban a la zona de caída para evitar cualquier opción de remate. Aun así, Portugal tuvo dos ocasiones bastantes claras que sacó el meta Arnau Tenas con bastante solvencia.

En las transiciones, España volvió a ser muy solidaria en la transición defensiva, ya fuera para presionar tras pérdida o en el repliegue. La transición ofensiva lusa era menos rápida que la francesa, y por ello también pasaron menos apuros. Aun así, la actuación de los zagueros volvió a ser de élite, al igual que el mediocampo conformado por Blanco y Moha, que protegieron la espalda de los laterales y evitaron prácticamente cualquier intento de contraataque.

En la transición ofensiva, España siguió con su plan de bajar el ritmo de la posesión e iniciar el ataque organizado. Aun así, con el 2-0 en el marcador tuvo algunas opciones claras para salir a la contra, siendo Ferrán Torres el jugador más vertical en estas situaciones. Sin embargo, no pudieron concretar ninguna de estas situaciones, contando con una ocasión de Abel Ruiz como la más clara en esta faceta.

En conclusión, España vuelve a tener una generación dorada que ya logró el Europeo sub 17 y subcampeona del mundo, coronándose junto a la sub 21 este verano como campeones europeos. El tiempo dirá hasta donde pueden llegar estos jugadores, que poco a poco se asoman a Primera y que darán mucho que hablar en el futuro.

@josecoboreyes