Inicio Fútbol Internacional ¿El final del jugador distinto?

¿El final del jugador distinto?

411
0
Compartir

En Argentina siempre se destacó el jugador que usaba la camiseta número 10 en su espalda. Era el creativo, el distinto, el pensante, el jugador que le podía cambiar la cara al equipo con un pase de «otro» partido. Todos esperábamos mucho de él cuando el equipo no respondía. Para sintetizar el concepto del número 10 argentino, podríamos decir que era el «romántico»del elenco. Generalmente este profesional se convertía en el ídolo máximo del club hasta su retiro.

Ese sistema táctico que lo permitía era el 4,3,1,2 . Que hoy en día prácticamente no existe. Se cambió por el 4,4,2. Lo que significa que el enganche como tal pasó a ser volante por fuera (Jugador de gran despliegue físico que se maneja sobre una banda de la cancha).

Recuerdo que, cuando uno era chico  e  iba a probarse a un club, la pregunta del entrenador era: «¿De qué jugás?». En el 90% de los casos respondíamos «de 10» o «de enganche» en su defecto. Esta definición cambió hoy en día por el de volante «por fuera». Para los entrenadores modernos los enganches son: «lentos» y «difíciles de generar en las divisiones inferiores». Habría que decirles a ellos que, con los sistemas tácticos que usan, son los primeros en atentar contra la existencia de los mismos.

Una camada de técnicos decidió hace más de una década borrar más de 100 años de historia del fútbol argentino. Con dos trazos en un pizarrón poniendo 4,4,2. Lo increíble del caso es que ellos son los menos exitosos de nuestro deporte. Quién les dio permiso de tomar semejante decisión no lo sabemos. Parece que: los: Norberto Alonso (River Plate), Ricardo Bochini (Independiente) o Diego Maradona (Boca Juniors) difícilmente vuelvan a verse en una cancha de fútbol. Hoy en día los únicos que mantienen el jugador como enganche son: Carlos Bianchi, entrenador de Boca con Juan Román Riquelme y Miguel Brindisi entrenador de Independiente con el Rolfi Montenegro. Eso sí, es hasta que se retiren ya que es una cuestión generacional. Ellos no saben jugar de otra manera que no sea divirtiendo al público.