Inicio Real Betis Pólvora mojada en Goodison Park

Pólvora mojada en Goodison Park

385
0
Compartir

betisEl Betis perdió el último amistoso de pretemporada frente al Everton (2-1) en un partido marcado por la falta de capacidad resolutiva de los atacantes verdiblancos. El Everton por su parte, comandado en esta nueva etapa por Roberto Martínez, supo valerse de sus armas para aprovechar las ocasiones que se le presentaron.

Como afirma el periodista Iñigo Gurruchaga, “el fútbol es un juego que comienza a las tres de la tarde de un sábado inglés” y, sustituyendo sábado por domingo, eso es lo que encontró el Betis en Liverpool.

Saltaron ambos conjuntos al campo por el estrecho túnel que conecta los vestuarios con el inmaculado césped de Goodison Park con la idea de realizar la última prueba antes del comienzo de las respectivas ligas locales. El Everton, con su uniforme local azul y equipo de gala a excepción del insustituible Marouane Fellaini; y el Betis, de verde y negro, con lo que ya parece confirmarse como el once que iniciará el primer tramo liguero.

De nuevo Jorge Molina como referencia en ataque con Cedrick y Juanfran ocupando las bandas. Por detrás, el dúo formado por Nosa y Verdú ocupando la zona ancha del campo acompañados por Matilla para cubrir sus espaldas. Nacho, Paulao, Perquis, Chica y Andersen completaron el once en posiciones defensivas.

El Betis de Pepe Mel salió seguro de sí mismo, con la intención de trasladar los movimientos ensayados durante la pretemporada tanto en defensa como en ataque. Presión adelantada y ocupación de los espacios sin balón, y movimientos rápidos de los extremos para abrir el campo proporcionando a Verdú y Nosa la libertad para asociarse y trasladar el esférico hasta el área rival con sentido.

El plan comenzó a funcionar desde que el balón echó a rodar, pero de la misma forma se hizo patente el principal problema que acompañaría al conjunto verdiblanco durante los noventa minutos. Las ocasiones se sucedieron una tras otra sin pausa, y una y otra vez el resultado fue el mismo: error en la definición.

Desacertado el Betis por completo en el remate a portería, el Everton empezó a sentirse cómodo, a nadar a favor casi sin quererlo. A los jugadores la melodía les sonó, pues el equipo se hizo experto bajo las órdenes de Moyes en saber aprovechar su momento sin despeinarse.

Faltaba Fellaini, pieza fundamental en su engranaje, pero por lo demás el equipo se sabía reconocer. En uno de los primeros contragolpes claros de los Toffees, Jelavic aprovechó el desbarajuste defensivo para introducir el balón en la portería de Andersen.

Para los visitantes fue un visto y no visto, pero no así para la parroquia local que poblaba los graderíos de Goodison tan cercanos a la hierba. El equipo local es capaz de mantenerse firme recibiendo las embestidas del rival durante largos periodos del juego para después sorprender al adversario de un golpe rápido y fulminante. Lo saben y lo hacen a la perfección.

Así se fue el Betis al descanso, lamentando las ocasiones desperdiciadas. Y el guión no cambió tras la reanudación, pues Mel no movió el banquillo con la intención de que sus jugadores se desenvolviesen como si del primer partido de liga se tratara.

El cambio de dinámica de cara al gol no llegó, y el equipo se vio envuelto en una espiral de ocasiones más o menos claras con igual desenlace. A falta de definición a puerta la medular se convirtió en lo mejor del Betis, y la disputa de minutos en conjunto sobre el campo de Nosa y Verdú debe servir para perfeccionar los movimientos entre los dos puntales que han de sostener al equipo.

Poco más ocurrió mientras se consumía la segunda mitad y los técnicos empezaron a mover el banquillo. Andersen introdujo un balón que llegaba sin peligro al área bética entre los tres palos y Braian Rodríguez aprovechó, ya en el descuento, una montonera en la zona de peligro local para maquillar el resultado y firmar su primer tanto como verdiblanco.

Al Betis se le mojó la pólvora en el último test de preparación del verano y los de Pepe Mel fueron incapaces de reconducir la situación. Era inevitable. Enfrentarse al Everton a las cuatro de la tarde en Goodison Park difícilmente acaba de otra forma. Que se lo pregunten a sus rivales de la Premier League.

Alineaciones:

Everton: Howard; Coleman, Jagielka, Distin, Baines; Gibson, Osman; Mirallas, Barkley, Pienaar; Jelavic

Real Betis: Andersen; Chica, Paulao, Perquis, Nacho; Matilla, Juanfran, Cedrick, Verdú, Nosa; Jorge Molina