Inicio Real Betis El Betis golea y vuelve a Europa

El Betis golea y vuelve a Europa

367
0
Compartir

betisEl Real Betis confirmó su presencia en la fase de grupos de la Europa League goleando al FK Jablonec (6-0) para delirio de la afición verdiblanca. Los hombres de Pepe Mel cerraron la eliminatoria previa que da acceso a la competición europea completando un partido soberbio en todas las líneas. El Jablonec checo, desdibujado y sobrepasado, sólo pudo contemplar cómo el equipo bético golpeó con acierto la meta visitante una y otra vez. Rubén Castro, Benes (propia puerta), Matilla, Jorge Molina, Braian y Xavi Torres fueron los encargados de culminar con goles el choque.

Noche de reencuentros en el Benito Villamarín. Los hombres de Pepe Mel recuperaron su acierto de cara a portería de la mejor forma posible, logrando tantos hasta cinco jugadores diferentes. Se reencontró el Betis con el gol y muchos de los jugadores recuperaron su mejor versión durante el transcurso del partido. La afición, por su parte, volvió a casa sabiéndose de nuevo en Europa. Todo ello en noventa minutos.

La dupla ofensiva que Mel alineó hizo recordar al equipo dónde empezó todo. Jorge Molina y Rubén Castro, haciendo de las suyas entre los defensores rivales, como dos hermanos que juegan con los ojos cerrados y no tropiezan nunca, volvieron a jugar juntos. De segunda división a Europa League. El 4-2-3-1 dejó paso a un 4-4-2 experimental con Xavi Torres y Matilla en la contención, quedando Torres por delante de la defensa y Matilla a su vez volando con más libertad por delante. Entró en el equipo Salva Sevilla, que tuvo su oportunidad y no la desaprovechó. Comenzó tirado a banda para pasar a caer continuamente en la zona de enganche y elaboración.

El Jablonec, que lo dio todo en la ida, no pudo oponer resistencia ante un Betis inspirado, concentrado y deseoso de brindar a la afición una victoria contundente para disipar las dudas aparecidas ante el Celta. Desde el comienzo salieron los verdiblancos a desplegar el fútbol que los encumbró la temporada pasada, y demostraron que la esencia inculcada por Pepe Mel, a pesar de las caras nuevas y de las salidas, no ha quedado en el olvido.

Las combinaciones y desplazamientos rápidos del balón rompieron las líneas de contención checas, y a los espacios que aparecieron corrieron Molina y Castro. Ambos lo hicieron sin mirar atrás, sabiendo que el balón llegaría gracias al don de Salva Sevilla, magistral ante un público entregado y crecido sabiéndose protagonista.

Las jugadas transcurrieron de un lado a otro, siempre con la portería rival como objetivo y evitando la horizontalidad innecesaria en la que siempre es fácil caer. Los checos lo intentaron pero el balón cruzó siempre el maltrecho césped del Villamarín a una velocidad imposible de alcanzar. A la elaboración esta vez se le sumó un acierto de cara a gol extraordinario.

Inauguró el luminoso Rubén Castro y la cuenta ya no dejó de aumentar. Si el gol del canario significó la confirmación de su vuelta al máximo nivel, el tanto de Jorge Molina en el minuto 57 hizo respirar tranquilo al barrio de Heliópolis en conjunto, haciendo olvidar los errores

pasados. El encuentro se convirtió con el paso de los minutos en una fiesta en honor a la vuelta del equipo a Europa y uno a uno se fueron sumando los jugadores. Primero Matilla, después Braian Rodríguez y en última instancia Xavi Torres, que cerró el tanteador con un zapatazo a la escuadra que significó el 6-0 (8-1 en el total de la eliminatoria).

La afición y el equipo completaron noventa minutos de reencuentro fundamentales para la moral de la entidad, haciendo olvidar el dubitativo debut del pasado domingo ante la parroquia de incondicionales verdiblancos. En adelante, Pepe Mel y los suyos podrán volver a centrarse en la competición doméstica con la tranquilidad de saber que el primer objetivo está cumplido. Habrá fútbol europeo en el Benito Villamarín de nuevo, y el gol, el bien más preciado, ha vuelto para quedarse.