Inicio Málaga CF Fabrice, fútbol de élite a los 17

Fabrice, fútbol de élite a los 17

237
0
Compartir

Fabrice OlingaEmpieza a ganar peso el nombre de Fabrice Olinga en el fútbol español, aun estando lejos de las superestrellas del Real Madrid o Barcelona, y no es para menos. Tres de tres en partidos disputados en este campeonato con tan solo 17 años. Su carta de presentación fue la temporada pasada, justo en la primera jornada del campeonato, un gol suyo lo convirtió en el más joven en hacerlo  en toda la historia de la Liga y, de paso, le dio los tres puntos a un Málaga al que aún no habían llegado Javier Saviola y Roque Santa Cruz. Balaidos fue testigo.

Desde aquel 18 de agosto de 2012 ha llovido mucho y el camerunés ha sufrido una evolución bestial. En cuanto a físico parece otro, a nivel mental ha crecido lo suficiente como para ser titular indiscutible a día de hoy para Bernd Schuster. No fue fácil. Recientemente Fabrice narró para varios medios su particular vía crucis de la pasada campaña. La exposición mediática constante desde aquella hazaña no cesaba y todos esperaban más del joven Olinga. Afirmaba el joven talento del Málaga que lo más difícil fue el trato recibido tanto por sus amigos como por sus propios compañeros del filial malaguista, al que pertenece todavía. Todo era distinto.

El delantero vivió las dos caras del fútbol a diario. Durante la semana se entrenaba a las órdenes de un míster como Manuel Pellegrini pero los fines de semana se enfrentaba a la realidad de la Tercera División donde sumó 23 partidos con el Atlético Malagueño y los mismos goles que en los 6 que jugó en el primer equipo entre Liga y Champions, uno.

“Quiero estar un poco escondido, que no hablen tanto de mí” afirma el de Duala (Camerún) que llegó hace tres años a Mallorca apadrinado por nada más y nada menos que Samuel Eto’o, su referente y con el que comparte vestuario en la selección absoluta camerunesa. Ahí es nada.

Pegado a la banda Fabrice ha encontrado un hueco en el once del nuevo técnico malaguista que ha apostado por él tras ser el canterano más destacado durante la pretemporada. Aun así no se siente titular, es consciente de que en la Liga BBVA nada es fácil para un chaval de 17 años así que Olinga apuesta por divertirse: “Siento que voy mejorando y me divierto, que es lo más importante” afirma el canterano malaguista que también mira de reojo a Brasil 2014 pese a quedarse fuera en esta última convocatoria de su país.

Buena noticia para el fútbol que la frescura que aportan los Fabrice Olinga de turno cada día sea más patente. Sin duda el futuro de los clubs pasa por la cantera. Cuidarla y mimarla, tener paciencia y a la vez apostar por ella puede ser la solución a tantos problemas económicos. ¿Quieren un ejemplo? Vean a la Real Sociedad.