Inicio Opinión Antonio Oliver El Sevilla gana en Estoril y cumple con el pronóstico

El Sevilla gana en Estoril y cumple con el pronóstico

233
0
Compartir

 

sevillaEl Sevilla ganó en Estoril pero sufrió para hacerlo. Los planes eran ganar y se ganó pero la victoria ha supuesto que el equipo tenga que echar mano de más de lo previsto, para superar a un rival sin complejos que puso en evidencia, en más de una ocasión, el concepto defensivo  del conjunto sevillista. La superioridad visitante, en cualquier caso, acabó imponiéndose y confirmando los pronósticos. El Sevilla vuelve a Europa, en la fase de verdad, con victoria y tratando de reverdecer laureles. El equipo sigue en formación y junto a destellos que ofrecen margen amplio al optimismo hay lagunas que parecen menos graves si tenemos en cuenta el eximente “formación de equipo”. Se crearon oportunidades, se vieron virtudes individuales y se ofreció una muestra de carácter que servirá para circular por Europa.

La primera parte,  pese a gozar el Sevilla de ocasiones, terminó con empate a cero. El resultado, visto lo visto, inquietó porque quien perdona paga y se temía por una segunda parte en la que se tuvieran que lamentar las concesiones y los errores cara al gol de la primera. No fue así y el Sevilla logró adelantarse, por mediación de Vitolo, y casi certificar el control absoluto del partido pero, como se temía, hubo momentos para la duda y para las concesiones. Un problema defensivo, uno de los que hubo, sirvió para que los portugueses empataran el partido y apareciera la sombra de un bache insalvable. Afortunadamente no fue así porque Gameiro, que salió en la segunda parte, haría el 1-2 definitivo. Pudo ser más amplio el triunfo sevillista pero tuvo su pellizco de duda en momentos determinados de la segunda mitad.

El choque tuvo de todo y, felizmente, por el acierto final de Vitolo y Gameiro, por alguna meritoria intervención de Varas y porque el Sevilla parece recobrar su ángel en Europa, el conjunto de Nervión sale de Portugal con un triunfo que vale más que los puntos, vale autoestima.