Inicio 1ª División Osasuna conquistó la Rosaleda (0-1)

Osasuna conquistó la Rosaleda (0-1)

255
0
Compartir

EFE Málaga - OsasunaTres puntos de oro para Osasuna en su visita al estadio de la Rosaleda del partido correspondiente a la octava jornada de liga. Con urgencias llegaba el conjunto rojillo que pronto se hizo con el control del juego. Un gol de Oriol Riera en el 23 sirvió para que los de Javi Gracia respiren pese a no salir de los puestos de descenso. El Málaga lo intentó todo en la segunda mitad tras ser superado ampliamente en la primera pero la gran defensa de Osasuna supo contener las embestidas de los malagueños que acabaron desesperados y protestando un posible penalti que Gil Manzano no pitó.

Partía como favorito el Málaga esta noche pero pronto Osasuna dejó claro que su intención era asaltar la Rosaleda de donde solo ha salido con puntos el FC Barcelona. Tomó el control el conjunto navarro que ya hizo intervenir a Willy Caballero en el primer minuto del envite.  Muy incisivos los visitantes dejaban en evidencia a la, hoy frágil, defensa malaguista con las internadas de Sisi, De las Cuevas y Oriol Riera. El Málaga paciente ante la ofensiva pamplonesa contaba con las incursiones de Antunes a campo rival. Una de ellas pudo significar el gol malaguista pero, tópicos del fútbol, en la siguiente jugada se adelantaría Osasuna. Sisi, que acabó siendo el mejor jugador rojillo puso un centro en el minuto 23 con su pierna derecha desde la izquierda que Riera atinó a conectar con la derecha,  el balón fue repelido en una gran maniobra por Willy Caballero pero el rechace volvió al propio Riera que a placer adelantaría a su equipo con el que a la postre significó el gol de la victoria osasunista.

No bajó el pistón Osasuna con el gol, todo lo contrario. Los de Gracia acosaron a un Málaga aletargado al que solo sostuvo un formidable Willy salvando todo lo que se le ponía por delante. No fue poco. Tanto es así que Osasuna pudo irse con el marcador más abultado al descanso. En el 27 Marc Bertrán se adentró en el área por la derecha, disparó cruzado y su disparo raso lo desvió Willy Caballero con la mano. El rechace cayó a Sisi que buscó el palo opuesto pero el balón finalmente acabó en córner. La más clara la tuvo Marc Bertrán cinco minutos más tarde al recibir de Armenteros un balón al corazón del área que el defensor catalán mandó centrada al cuerpo de Willy. Oriol también probaría fortuna con la primera mitad casi acabada pero su disparo fue rechazado por el defensor central del Málaga, Marcos Angeleri.

El partido sería otro bien distinto en los segundos 45 minutos. Schuster retiró del campo a sus interiores, Duda y Morales, y sacó al campo a Pawlowski y Mounir El Hamdaoui para jugar con dos puntas. Portillo pasó a la derecha, el Málaga ya era otro. Tanto que Osasuna sufrió de lo lindo para sacar los tres puntos y mantener a sus once jugadores sobre el maltrecho tapete de La Rosaleda. Hasta cinco de sus jugadores fueron amonestados. Se le hizo eterno el partido a un Osasuna que ya no se acercaría a puerta hasta un par de jugadas aisladas, cercando ya el minuto ochenta, que el Málaga y Willy acertaron a solucionar. Todo lo demás fue un intento a la desesperada de los blanquiazules por marcar. El Hamdaoui mostró su movilidad al principio de la segunda parte, Portillo apareció al fin escorado en banda derecha junto a Gámez que se atrevió a subir pero una tras otra las ocasiones malaguista se estrellaban o bien contra el muro que plantó Osasuna en su campo o bien contra un correcto Andrés Fernández.

El Málaga tenía la pelota, el peligro, las ganas, el empuje de su afición pero nada pudo hacer frente a los irreductibles rojillos que lo dieron todo por defender su renta de la primera mitad. Por el camino se perdió Lolo que acusó el gran esfuerzo y acabó lesionado sobre el 73. Schuster dio entrada a Eliseu y quitó un mediocentro, Darder. Embotelló a Osasuna a base de juego directo, se sucedieron las pérdidas de tiempo, el carrusel de cambios, las faltas… etc. Gil Manzano – con el que nunca ha ganado el Málaga – acabó determinando que cinco serían los minutos de descuento y, en esos cinco minutos, Oier cometió un penalti por manos en el área que el colegiado no señaló pese a las protestas malaguistas. El partido terminaría así.

Osasuna suma sus primeros tres puntos fuera de casa cortando la racha de cinco partidos puntuando del Málaga aunque no sale de los puestos de descenso mientras que los malacitanos se posicionan en el décimo lugar a la espera de que se jueguen los demás encuentros de la jornada.