Inicio 1ª División La Real pone punto y final a 52 días de sequía

La Real pone punto y final a 52 días de sequía

178
0
Compartir

GriezmannPabloSerrano.- Ocho partidos. Tanto tiempo sin ganar es una pesada losa. Los jugadores de la Real Sociedad han conseguido hoy quitársela de encima gracias a los tantos de Griezmanm (minuto 41) y Rubén Pardo (58’). Recortó distancias en el último segundo el Valencia mediante un gol de Pabón.

Los de San Sebastián entraban al campo entumecidos. Normal tras dos semanas atados a los grilletes de la mala racha que los acompaña. Al otro lado del verde, saltaban impacientes, los valencianistas con ganas de venganza. La temporada pasada la Real le robó en ese mismo escenario tres puntos que decidieron quién iba a la Liga de Campeones.

Djukic volvió a alinear a Helder Postiga como referencia arriba y a João Pereira y Víctor Ruíz en la zaga; el serbio confío en los mismos cinco centrocampistas que tan buena imagen dieron en Bilbao. Su homónimo visitante, Arrasate, guardó a un recién recuperado Xabi Prieto a favor de Zurutuza. Cediéndole las bandas del ataque a Vela y Griezmann. De la Bella recuperaba su sitio en el lateral de la zaga.

El estadio quedó en silencio por la muerte de Ignacio Eizaguirre (mítico portero de la selección, del Valencia y de la Real Sociedad durante los años 40, 50 y 60 del siglo pasado). El árbitro rompió esa quietud con su pitido.

Ambos equipos, acostumbrados a un juego de transiciones rápidas, deleitaron al público de Mestalla con unos primeros minutos de idas y venidas en el que la distancia entre ambas defensas alcanzaba los 80 metros. Ambos equipos separaban mucho sus líneas. Ambiente perfecto para los balones en largo.

El empuje local era mayor y las primeras ocasiones vinieron de buenas internadas de Feghouli. La Real se desdibujaba cuando llegaba con el balón al centro del campo a causa de la presión che. Cerca del cuarto de hora, el colegiado Hernández Hernández  anuló un gol legal de Jonas por supuesta falta en el salto a Carlos Martínez.

La Real pega

Con el paso de los minutos la calma se apoderó de Mestalla. El partido se tranquilizó. El Valencia veía que las ocasiones llegaban mientras que la Real Sociedad era consciente del peligro de sus hombres a la contra. En el 35, Banega ponía a prueba a Bravo con un tiro lejano que el meta chileno despejó a córner. El argentino volvía a erigirse como maquinista en los motores de su equipo.

Con los conjuntos tan estirados, brillan los jugadores con gran golpeo de balón en largo. Uno de esos pases, lo extiende de cabeza Agirretxe. El balón supera por encima a los centrales. Griezmann deja botar el cuero una vez. La pelota alcanza la altura deseada. El francés ensarta el esférico con su empeine y los estrella en las mallas. Guaita, ante un tiro a quemarropa, poco pudo hacer. Minuto 40 y la Real ganaba gracias a su primer tiro a portería.

Gol como punto de inflexión. El partido fue de más a menos. El Valencia se desilusionó, Banega se quedó sin físico y Guardado sin ideas. A la vuelta de vestuarios, Djukic quitó a Helder Postiga. Su único delantero referencia arriba en lugar del argentino Fede. Pabón se situó en la punta de ataque. Craso error, Djukic.

Guardado centra

Tal vez lo que ocurrió a continuación no estaba en la mente del técnico local en el momento en el que decidió esa sustitución. El Valencia juntaba cada jugada a cuatro hombres en el balcón del área. Los dos volantes (Feghouli y Fede) cortaban hacia dentro para la subida constante de los João Pereira y Guardado. El lateral tiene en la sorpresa como mejor aliada. Si su subida es una constante suele convertirse inútil.

Guardado centraba por enésima vez. El mexicano, ya cansado por tantas acciones ofensivas, no recibía suficiente apoyo ni de su compañero en la banda izquierda (Fede) ni del centro del campo (Banega, también con un físico escaso). El balón volaba sin peligro para disfrute visitante.

El segundo gol de la Real hizo estallar de júbilo a los seguidores realistas desplazados a Mestalla. Un despeje sin sentido ni intención es mal rechazado por la zaga che. El balón lo recoge Rubén Pardo. El joven jugador español coloca el esférico en el palo izquierdo de Guaita con un tiro más cerca del centro del campo que de la frontal del área. Inalcanzable para el meta.

Mestalla no podía apelar a la creatividad de un exhausto Ever Banega. Djukic no volvió a fallar con los cambios y sacó a Canales y Parejo en el lugar del mediocentro argentino y Feghouli. El ex del Real Madrid llenó ese hueco entre Guardado y el resto del equipo. Mejorando el juego local. Sin embargo, la Real consiguió dilatar la respuesta che hasta el minuto 90. Momento en el que Pabón recortó distancias pero sin más tiempo para la machada.

Unos suben y otros bajan. Los valencianistas vuelven a entristecer a su estadio y a perder tras cinco partidos sin conocer la derrota. Aunque el conjunto local comenzó bien, no acabó materializando las ocasiones. En la segunda parte lo intentaron más con el corazón que con la cabeza. Mientras que los Txuri Urdin fueron contundentes arriba y se dedicaron a dejar pasar el cronómetro. Ocho partidos. 52 días. Ya era mucho tiempo