Inicio Portada Real Madrid 1-1 Villarreal: El Madrid vuelve a dudar

Real Madrid 1-1 Villarreal: El Madrid vuelve a dudar

396
0
Compartir
Jesé en busca de Jesé

Cristiano RonaldoEl Real Madrid ha vuelto a morir en la orilla, la falta de intensidad ha vuelto a ser visible en una jornada clave de la Liga. Las victorias en los últimos partidos parecían haber hecho desaparecer las dudas que arrastraba el equipo desde principios de año, pero hoy ante un rival fuerte han vuelto a caer. El Villarreal, como siempre, aparenta menos de lo que en verdad es, uno de los equipos que mejor demuestra jugar al fútbol y que ante los grandes juega de tú a tú.

El equipo de Marcelino vino con las ideas claras y eso provocó las dudas en el bando local. Un estilo que lleva gestándose años y además  con buenos resultados no debe tomarse a broma y mucho menos como un partido más. Pasados los diez minutos de partido Gerrard inició el duelo con Iker Casillas con una primera ocasión que salvó el meta madridista, un duelo que duraría durante todo el partido. Moi González cazó el rechace pero se encontró con otro portero improvisado, Dani Carvajal que salvó de cabeza en la línea de gol. A pesar de las ocasiones de los amarillos era el Madrid el que disfrutaba del dominio pero no sabía cómo materializar eso ocasiones.

villarrealEl movimiento en el marcador llegó poco después de iniciar la segunda parte. Bailly agarró con descaró a Cristiano Ronaldo dentro del área provocando un penalti más que claro. El portugués no dudó y demostró su eficacia desde los once metros poniendo el 1-0 en el luminoso. Marcelino movió el banquillo de inmediato y sacó al gran peligro de este Villarreal, Vietto. Un minuto después del cambio Gerrard empataba el partido con un disparo seco desde la frontal del área y sin ninguna opción para Casillas que esta vez perdía el duelo.

Vietto creó peligro desde su entrada en el campo y fue un contínuo dolor de cabeza para la defensa y el portero madridista. El Madrid con el empate se atascó y además sufrió el partidazo de Asenjo bajo los palos, el meta del Villarreal frustró todos los intentos del equipo blanco y se ganó las felicitaciones de sus compañeros. Ancelotti movió el banquillo tarde y mal algo que parece constante en el entrenador italiano y además se ganó los pitos del público al cambiar a Isco por Illarra. El intercambio de golpes se sucedió hasta el final del partido pero el marcador no se volvió a mover haciendo justicia a lo visto sobre el césped del Bernabéu.