Inicio Opinión Javier Imbroda Javier Imbroda: “Casillas debería salir como lo ha hecho Xavi, pero se...

Javier Imbroda: “Casillas debería salir como lo ha hecho Xavi, pero se empecina en lo contrario”

282
0
Compartir

Javier Imbroda.  Valores del deporte. Hoy más que nunca, se necesitaría que los valores del deporte se extendieran a diversos sectores de nuestra sociedad. Por ejemplo, el político. Ese mundo tan raro, donde el que gana parece que pierde, y el que pierde parece que gana. Y empieza el lío, y a escucharse las sandeces de unos cuantos. En el deporte, quien pierde, reconoce su derrota, y trata de mejorar para estar preparado en la siguiente batalla. En política, si pierdes, puedes encontrar diversos vericuetos en forma de pactos para seguir gobernando o “ganando” que te impide visualizar tu derrota. De esta forma, te haces contumaz en el error sin corrección, y en consecuencia, la calidad en la gestión pública, teniendo como objetivo supremo, el bien común, desciende o desaparece. Una política low cost. Ganar, perder, competir desde el respeto, superación, generosidad, coraje, perseverancia, algunos de los muchos valores que el deporte genera, y que son visibles. Cuánta necesidad de ellos.

blater

–          FIFA. Y hablando de valores del deporte, éstos no han entrado en los despachos, se quedan en una cancha o en un vestuario. El bochornoso espectáculo de directivos del fútbol, que basaron su quehacer en el soborno, destapa una indignación que todavía está muy lejos de apagarse. Estamos ante la primera entrega. Es verdad que en organizaciones tan amplias, difícil resulta el control de todas las actuaciones, pero no es menos cierto, que cuando la corrupción está tan extendida y probada, resulta sorprendente que no fuera detectada a tiempo. Un deportista tramposo, se detecta con cierta rapidez, detectar a un directivo tramposo, pueden pasar años.

–          Un banquillo inhumano. El banquillo del Madrid, más que un banquillo, parece una silla eléctrica. Con el argumento de que son banquillos que erosionan mucho, según palabras del Presidente (se olvidó de Fergurson, por ejemplo), cualquier entrenador que se siente en él, ya sabe que comienza su cuenta atrás del despido. Eso sí, las sonrisas a la llegada y carantoñas “sinceras”, las veremos en las portadas de los medios, hasta que empiece a rodar el balón. Piensen por un momento, ¿qué autoridad puede tener un entrenador en ese vestuario que se sabe por encima de él? Los entrenadores del Madrid, suelen tener la máxima responsabilidad, pero no tienen la autoridad. Un desequilibrio a ese nivel que tiene como coste, la salida una y otra vez del entrenador, gane o pierda. Decían de Florentino Pérez en su momento, que era el nuevo Santiago Bernabéu. A Bernabéu un entrenador le duró 15 años, como fue el caso de Miguel Muñoz, cosechando grandes éxitos, hasta que se agotó. Con Florentino, los entrenadores se agotan sin despeinarse. No, no tiene nada que ver con Don Santiago.

–          Xavi/Casillas. Xavi, uno de los mejores futbolistas españoles y del mundo de todos los tiempos, dijo adiós al Barça, antes de emprender su penúltima aventura en esto del planeta fútbol. Y lo hizo por la puerta grande, justo en el momento adecuado, algo que parece dificilísimo de conseguir. Con la misma elegancia con la que jugaba, sin aspavientos, demostrando un equilibrio asombroso en todas sus acciones. Fuera del césped, también lo ha demostrado. Mi modesto reconocimiento a uno de los grandes de nuestro deporte de siempre. En el otro lado Casillas, también uno de los mejores deportistas de siempre, vive su particular via crucis de no saber qué hacer. Quiere por activa y por pasiva seguir. Se aferra a su club de siempre para transmitir que dónde va a estar mejor. Le aconsejaría que estuviera donde fuera feliz, y si es feliz calentando banquillo con lo que ha sido y es, o soportando la división de la grada, entonces tiene una felicidad un poco extraña. Casillas merece salir del Madrid como lo ha hecho Xavi, pero se empecina en lo contrario. No lo entiendo.