Inicio 1ª División SD Eibar 1-1 Sevilla FC: Los hispalenses reaccionaron demasiado tarde

SD Eibar 1-1 Sevilla FC: Los hispalenses reaccionaron demasiado tarde

373
0
Compartir

Gameiro Sevilla EibarCon necesidades y urgencias se presentaba el Sevilla en Ipurua. El conjunto hispalense se enfrenta a una de las temporadas que más le está costando arrancar. Los números y las sensaciones así lo transmiten y, una vez más, tendría que remar contracorriente en la presente campaña cuando a los 7 minutos de juego el equipo vasco se pondría por delante en el marcador. El balón parado, que tantas alegrías le ha dado a los sevillistas durante los últimos tiempos, parece que en ésta sigue siendo una dura piedra con la que vuelven a tropezar continuamente.

Borja Bastón, sin duda el hombre más determinante del Eibar en este inicio de campeonato, remataba de cabeza una falta lateral botada por Saúl Berjón, logrando así la ventaja para el equipo entrenado por José Luis Mendilibar. El conjunto eibarrés se encontraba cómodo achicando y presionando, algo que sumado a un alto ritmo de juego le hacía ganar casi todos los balones divididos. Los locales seguían plácidos con su juego y también manteniendo a raya cualquier mínima sensación de peligro de un triste Sevilla.

Por su parte, el conjunto hispalense se veía agobiado ante la incapacidad de fabricar algo de juego que le permitiera llegar al área rival. Sin ideas, impreciso y débil en la intensidad se apreció en estos primeros 20 minutos de juego al equipo de Emery, que observaba atentamente cómo sus pupilos eran doblegados por el cuadro local. Una única ocasión de peligro en el primer tiempo fue el triste bagaje de un Sevilla que no se pareció ni a la sombra de lo que se espera del conjunto rojiblanco.

Sin embargo, en el segundo periodo, los sevillistas cambiaron repentinamente de actitud y salieron bastante enchufados en la reanudación, donde un incansable Gameiro se desfondó para darle las máximas opciones a sus compañeros en la elaboración del juego. Además, los nervionenses pidieron con insistencia, hasta en 3 ocasiones, que Martínez Munuera señalara la pena máxima, siendo el derribo de Ramis a Konoplyanka la acción más clara de penalti.

Precisamente la entrada al campo del ucraniano y también del argentino Banega le dieron otro dinamismo al cuadro andaluz, que ahora ya sí tomaba las riendas del partido. Un hombre del perfil del rosarino es fundamental en el esquema que pretende implantar Unai, y una vez más se volvió a mostrar.

En esa situación de partido, llegaría el premio a la entrega de Gameiro. El punta francés primero avisó y, posteriormente, no perdonó tras rematar con el muslo un centro de Iborra desde la derecha, después de que el valenciano consiguiera ganar la línea de fondo. A partir del empate, fueron varias las ocasiones en las que Riesgo salvó a su equipo. Nuevamente Gameiro, y también Vitolo, Konoplyanka y Ramí pusieron a prueba al guardameta local, que solventó bastante bien lo que pudo ser el segundo tanto sevillista.

Posiblemente, el Sevilla vuelva a casa con una sensación agridulce al pensar que se pudo traer los tres puntos de Ipurua, pero también Emery y los suyos deben seguir ajustando y corrigiendo muchos aspectos del juego en los que deben mejorar si no quieren que los objetivos de la presente temporada se les alejen de forma que puedan conformar una losa demasiado pesada que arrastrar a sus espaldas.