Inicio Champions League Manchester City 2-1 Sevilla FC: Duro traspié sevillista en el Etihad Stadium

Manchester City 2-1 Sevilla FC: Duro traspié sevillista en el Etihad Stadium

362
0
Compartir

Konoplyanka Sevilla City NavasSeriedad, compromiso y responsabilidad fueron tres de las premisas con las que los rojiblancos comenzaron el partido. Las críticas recibidas tras el partido en Turín llenaron de rabia los nervionenses, los cuales tenían claro que competir era fundamental en Manchester. La lástima fue que los sevillistas se vinieron de vuelta a casa de vacío tras su gran partido, complicándose la clasificación para los octavos de final de la máxima competición europea.

Al inicio, fue el equipo de Pellegrini quien bordeó con más asiduidad el área de Sergio Rico, y el primero en intentarlo fue Jesús Navas. El palaciego, que se enfrentaba por primera vez al conjunto que lo vio nacer como futbolista, estuvo muy activo y fue uno de los hombres más destacados del cuadro local en unos de los partidos más especiales de su vida. También Bony probó al guardameta visitante y De Bruyne lanzando su disparo con la zurda demasiado cruzado.

El Sevilla asentó las bases del juego que planteaba hasta el momento, y a partir del cuarto de hora, ese parcial dominio lo fue afianzando con ocasiones de gol. Todos los futbolistas sevillistas estuvieron a muy buen nivel, pero Konoplyanka, Krychowiak y Trèmoulinas estuvieron un escalón por encima. Precisamente el ucraniano fue el primero que a punto estuvo de abrir el marcador con lanzamiento de falta al palo. La jugada no acabó ahí y Krychowiak vio cómo su disparo se encontró con una mano espléndida de Joe Hart.

El premio al dominio sevillista llegaría con el gol de Konoplyanka cuando el cronómetro rozaba la media hora de juego. Vitolo filtró una gran asistencia desde la derecha hacia el punto de penalti y allí el extremo ucraniano le pegó al esférico, batiendo al guardameta inglés y adelantando a los suyos en el Etihad Stadium.

Los hispalenses estaban cómodos y encontraron recompensa a su buen hacer en el partido, pero los ‘citizens’ lograrían el empate cuando peor lo estaban pasando. Una genialidad de Yaya Touré sobre la línea de fondo dejó en evidencia a Kolo y sirvió para que, primero, Sterling rematara con la diestra y Sergio Rico despejara, y posteriormente, Bony tuvo la fortuna de que su mal remate rebotara en la pierna de Rami y acabara introduciéndose en la meta sevillista.

Sin embargo, los visitantes no renunciarían a su propuesta a pesar de la igualada de los de Pellegrini, y cerca estuvieron de volver a ponerse por delante en el marcador antes del descanso mediante un centro-chut de Krychowiak que remató de cabeza arriba Gameiro. Como ejemplo de la impotencia hispalense, en el descanso, Reyes, mientras calentaba sobre el césped, se mordía los labios una y otra vez lamentándose al ver en los videomarcadores del estadio las ocasiones que no había podido materializar su equipo en el primer periodo.

La segunda mitad empezó con un puntito más de calma. Ambos entrenadores verían peligrar los puntos en los tramos del partido en los que el ida y vuelta eran constantes, e indicaron a sus equipos que, al menos en el inicio, realizaran un jugo más pausado y de control para que las ocasiones no fueran tan numerosas.

Pero el Sevilla se fue creciendo conforme pasaban los minutos y paulatinamente sometía más al Manchester City. Las continuas subidas por el perfil zurdo del francés Trèmoulinas se convirtieron en un auténtico quebradero de cabeza para Pellegrini y los suyos. Dos centros del lateral, con el remate de cabeza de Gameiro y con una volea de Iborra, fueron las oportunidades más claras del conjunto visitante en este tramo de partido.

Ni siquiera las sustituciones de hombres tan importantes como Konoplyanka y Banega mermaron a un equipo de Emery que seguía mostrándose sólido, con ganas de ir a por el partido e intentando traerse los tres puntos de su visita a las islas británicas. N’Zonzi y Krohn-Dehli ocuparon su rol a la perfección y los rojiblancos no se resintieron con la salida del campo del ucraniano y el argentino. Además, el centrocampista danés también se prodigó en ataque y su disparo más peligroso se encontró con el lateral de la red de Hart.

Fue en los minutos finales cuando se estiró el City y a través de contragolpes se aproximó al área sevillista. Solo fueron dos acercamientos, pero eso les serviría a los de Manchester para llevarse tres puntos importantísimos. En el primero de ellos, Touré se encontró con una magnífica estirada de Sergio Rico, que acabó despejando el duro disparo del mediocentro costamarfileño.

Sin embargo, en la segunda aproximación no correrían igual suerte los hispalenses. El belga De Bruyne, tras recortar a Iborra, acabó definiendo pegadita al palo y Sergio Rico no pudo evitar la remontada de los locales. Ni en ese momento de máxima castigo, faltando algo más de dos minutos para la conclusión, bajarían los brazos los nervionenses y, aunque eso sí más con el corazón que con la cabeza, intentaron el empate hasta el último suspiro.

Al final, dura derrota del Sevilla en el Etihad Stadium, sobre todo por la manera en la que se produjo. Lo mejor, sin duda, las sensaciones y la muestra de competitividad contra un grande a pesar de que finalmente el resultado fuera adverso. Era lo que se pedía con más insistencia desde el sector más crítico de la afición y el equipo, en ese sentido, no falló. Ahora el Sevilla debe dejar a un lado la Champions y centrarse en la competición doméstica recibiendo el próximo sábado al Getafe. Ya habrá tiempo de pensar y preparar el trascendental duelo frente al equipo inglés en el Sánchez Pizjuán.