Inicio 1ª División El rival del Granada CF: El Real Madrid, un equipo con aire...

El rival del Granada CF: El Real Madrid, un equipo con aire renovado

396
0
Compartir
Imagen eurosport
Imagen eurosport
Imagen eurosport

Jorge Ruiz.- El Granada intentará la proeza ante el Real Madrid de Zidane, que llega invicto desde que el francés ocupa el banquillo y es el máximo goleador de la competición

Último resultado: Real Madrid 6-0 Espanyol

Balón parado: Cristiano Ronaldo suele lanzar todas las faltas con posibilidad de disparo, aunque con escaso acierto. Sergio Ramos es una amenaza continua en las jugadas a balón parado debido a su poderío aéreo.

El Real Madrid visita hoy Los Cármenes sumergido en un intento de remontada que le permita recortar distancia en la clasificación tanto con el Atlético de Madrid como con el FC Barcelona, ya que los blancos ocupan actualmente la tercera posición y ven como el Villarreal va empujando por detrás. El conjunto dirigido por Zinedine Zidane, que tuvo que sustituir hace un mes a Rafa Benítez debido a los malos resultados del equipo blanco y a las críticas de algunos jugadores, parece haber encontrado la fórmula del éxito. A pesar de su empate en el Benito Villamarín ante el Betis, el Real Madrid se encuentra invicto desde que el francés se hizo cargo del equipo. Aunque es cierto que todavía queda comprobar el nivel ante un equipo grande. El ambiente de la plantilla estaba enrarecido y el Real Madrid era noticia más por temas extradeportivos que por lo que sucedía sobre el terreno de juego. La llegada de Zidane, que estaba entrenando al filial en Segunda B, ha renovado el aire a una plantilla y a una afición que tampoco quería la permanencia de Rafa Benítez en el banquillo del Santiago Bernabéu. Florentino Pérez tuvo que  rectificar y cesar al entrenador que fichó en el mercado estival después de la marcha de Carlo Ancelotti.

Problemas internos

Rafa Benítez se encontró en agosto a una plantilla que no entendió la destitución del  italiano y le costó asimilar su llegada. El ex entrenador de Valencia y Liverpool entre otros equipos, tuvo que realizar una doble labor al tener que convencer a sus jugadores de que él era el ideal para ocupar el banquillo del Real Madrid. No lo consiguió y pronto surgieron los problemas internos. Un cruce de declaraciones con Sergio Ramos y la desaparición del once titular tanto de James Rodríguez como de Isco enrarecieron el ambiente de una plantilla que, además, perdió 0-4 en casa ante un FC Barcelona que no necesitó la presencia de Leo Messi desde el inicio. Aunque en la Champions League no tuvo problemas para pasar a la siguiente ronda como primero de grupo, la mala imagen dejada en los dos partidos ante el PSG fue preocupante y la destitución de Rafa Benítez parecía cercana a producirse. No se realizó en el parón invernal, pero sí justo a la vuelta de vacaciones tras empatar a dos tantos en Mestalla.

Sin identidad

Uno de los problemas del Real Madrid era que no tenía una identidad clara sobre el césped. El equipo no llevaba la iniciativa del juego, pero eso no le permitía transmitir seguridad atrás y tampoco salía a la contra con claridad, tal y como ha hecho en los último años. Keylor Navas comenzó con el cerrojo puesto en los primeros partidos, pero eso dio paso a prácticamente recibir goles en cada encuentro. Si el ataque no funcionaba, el Madrid no ganaba. Benítez no encontraba un centro del campo claro ya que Kroos y Modric no estaban en su mejor forma y no le daba total confianza a Casemiro, por lo que la conexión con los atacantes no se producía de forma asidua. Con la llegada de Zidane los jugadores parecen haber recuperado la alegría tras haberse quitado un peso de encima y ahora juegan más liberados. Isco y James lo han agradecido, ya que a pesar de no estar en su mejor forma han vuelto al once titular y Zidane está intentando recuperar su mejor forma a base de confianza y minutos. Sabe que sus asistencias, goles o mera participación en el juego colectivo es clave para el buen funcionamiento del grupo y para que al tridente formado por Cristiano, Bale y Benzema no le falten balones.

El mejor ataque

Es curioso que el ataque formado por Luis Suárez, Neymar y Messi, a pesar de ser el líder de la Liga, no sea el máximo goleador. El Real Madrid lleva la friolera de 64 goles en 21 partidos lo que se traduce en más de tres tantos por encuentro. Benzema, Cristiano y Bale son los encargados de finalizar prácticamente todas las jugadas de ataque del conjunto blanco. El portugués ha declarado en alguna ocasión que la plantilla “entiende mejor a Zidane” y lo ha demostrado con cinco goles en los últimos tres partidos, por lo que la defensa rojiblanca tendrá que mejorar el nivel que ha demostrado en lo que va de temporada.