Inicio 1ª División Bayern 2-1 Atlético: Oblak y Griezmann triunfan en la agonía

Bayern 2-1 Atlético: Oblak y Griezmann triunfan en la agonía

347
0
Compartir

El Atleti espera rival en la final de la Champions League gracias a un gol de Griezmann tras un partido de infarto, donde aguantó las embestidas de un bravo Bayern de Munich que encerró a los colchoneros desde el primer minuto de partido.

Con el pitido inicial comenzó una tormenta de fútbol por parte de los bábaros hacia la portería de Oblak. Pases al primer toque, aperturas rápidas y precisas a los costados, anticipaciones a todas las segundas jugadas, la defensa en el centro del campo….en resumen: una oda al fútbol de toque.

El Atleti se vio superado en todo momento por el juego teutón, incapaces de trenzar más de dos pases en toda la primera parte debido a la presión axfisiante del Bayern que los hacía culear debajo del larguero.

Tanto fue el cántaro a la fuente que, en una falta de Gimenez en la frontal del área en el minuto 30, el ex-madridísta Xabi Alonso fue a golpear el balón. Una barrera pobladísima de gente no dejo ver a Oblak ( uno de los héroes de la noche) como el balón se colaba dentro de su portería tras tocar en las piernas de Giménez.

A  los dos minutos después, se les heló el corazón a todos los colchoneros: Giménez agarraba a Javi Martínez dentro del área en el saque de una falta, el arbitro pitó penalty. Aquí ganó el partido el Atlético: Müller lanzó a asegurar a su izquierda y Oblak apareció cual arcángel de la guarda para parar el penalty y el posterior rechace. Los colchoneros agradecieron al cielo llegar al descanso vivos.

La segunda parte trajo un paso tímidamente adelante de los del Cholo. Parte de culpa la tuvo Carrasco que sustituyó a un extasiado Augusto. El Belga lograba aguantar unos segundos la pelota y, a veces, se la echaba a uno de los suyos.

El partido se jugaba en el área del Atleti hasta que en el 53, en una jugada aislada, Torres se vio con el balón en los pies en la medular, oteó el horizonte y vio salir a Griezmann como una bala en posición correcta. En la retaguardia alemana: nadie. Solo Neuer y la derrota de una maldición, La maldición del “pupas”. Gol.d1

Gol que obligaba a los de Guardiola a marcar dos goles más a la mejor defensa de Europa y casi a la mejor defensa de la historia de la Liga.

Casi lo consiguieron. En el minuto 73 en unos de los muchos centros que ponía Alaba, conectó con la cabeza de Vidal (menudo fútbolista), que la puso con la cabeza en el corazón del área para que Lewandowsky rematara a gol solo en el único desbarajuste defensivo del Atleti en todo el partido. Todavía quedaba sufrimiento que soportar para los corazones colchoneros, esos que son capaces de aguantarlo todo.

En el 82, en una internada de Torres por la izquierda lo derriban en la misma línea del área. El árbitro pitó penalty. Los aficionados del Atleti vieron como Torres, nervioso y ansioso por marcarlo ejecutó el penalty de la misma manera de Müller. De igual manera que Oblak respondió Neuer, rechazando el gol de todas las tranquilidades de la tierra rojiblanca.

Los minutos restantes fueron  un bombardeo alemán sostenido por un enorme Oblak que sacaba los disparos desde lejos como un jabato. Los 5 minutos que añadió el arbitro turco se antojaron 42 años. Esos años que el Atleti planeó esta venganza que se sirvió fría, como se sirven todas y cada una de las venganzas.