Inicio Polideportivo Río 2016: oro, plata, bronce y gloria olímpica

Río 2016: oro, plata, bronce y gloria olímpica

538
0
Compartir

Día 13: lluvia de medallas

rio_piraguismoLa decimotercera jornada de Juegos Olímpicos era vital para los intereses de la delegación española. Se batían muchas de las opciones nacionales a medalla en muchos frentes. Finalmente, un oro, una plata, un bronce y la gloria olímpica asegurada para Carolina Marín y la selección femenina de baloncesto, junto a varios diplomas.

En la Lagoa de Río de Janeiro, Saúl Craviotto y Cristian Toro, dupla española del K2-200, partían como uno de los favoritos en su final. En la salida no fueron los más rápidos, pero confiaron en su excelente final. Fueron avanzando, apretaron y se coronaron como nuevos campeones olímpicos. Craviotto, ilerdense afincado en Asturias, se cuelga su tercera medalla olímpica, mientras Toro, en sus primeros Juegos, alcanza el cénit de su joven carrera deportiva. Nuevo éxito del piragüismo de aguas tranquilas, que prácticamente no falla nunca en las grandes citas. Y a Saúl, con la tranquilidad que otorga tener el oro en su cuello, todavía le queda la bala del k1-200 donde defiende la plata de Londres. En la otra final con presencia española, Sete Benavides, cuarto en Londres, volvió a intentarlo. El canoísta español del C1-200 llegó en la pelea por las medallas hasta la última palada. Sin embargo, en ese último empujón, Sete Benavides vio como el local Queiroz le superaba por apenas 21 milésimas y le condenaba, de nuevo cuatro años más tarde, a la cuarta posición.

joelLa plata y el bronce llegaron de un deporte que desde Londres se está convirtiendo en talismán: el taekwondo. En la capital británica, este milenario deporte de origen coreano repartió tres medallas para España. En su debut en Río, Tortosa rozó el bronce, pero ayer, Eva Calvo, número 2 del ranking mundial en los -57kg, y Joel González, oro olímpico en los -58kg en Londres y ahora en -68kg, lograron la plata y el bronce. Eva demostró un gran saber hacer. Superó octavos, cuartos y semifinales de menos a más. En ocasiones, remontando y luego jugando con el crono, la precipitación de sus rivales y las sanciones. Incluso, con el punto de oro. En la gran final, con la medalla ya asegura, se enfrentó a Jade Jones, vigente campeona y su gran contrincante a lo largo del ciclo olímpico. El primer asalto tuvo claro color británico.eva calvo En el segundo, la taekwondista de Leganés estrechó el combate (6-7), pero nuevamente salió la mejor versión de Jones que echó por tierra ese nuevo intento de remontada y revalidó su oro. Eva, brillante plata. Por su parte, Joel siguió un guión similar. Aprovechando su mayor experiencia, avanzó en octavos y cuartos. En semis, sin el rival esperado, se vio con el jordano que le apartó de una nueva final olímpica. Fue mejor. Era momento de resetear y pelear por el bronce. En esa cita, ante el dominicano Contreras, Joel no falló. Llevó al extremo al centroamericano al que finalmente derrotó para subir al tercer cajón del podio.

Si ellos se colgaron las medallas, Carolina Marín y las chicas del básket saben que se las colgarán, pero no el color. Ellas ya han alcanzado la gloria de la presea, falta terminar la tarea y teñirla de dorado. Carolina Marín lo hizo con una exhibición ante Li Xuerui, vigente campeona, una china de armas tomar. Durante el primer set, la onubense dominó de principio a fin. No dejó entrar en el juego a su rival y se adjudicó el seto por 21 – 14. En el segundo, la china intentó reengancharse pero le fue imposible ante el empuje de Carolina. Incluso a falta de tres puntos, Li cayó lesionada. Aguantó esos últimos tanteos para caer por 21-16 en el segundo. Medalla asegurada y delante del oro solo la separa la india Sindhu, que se deshizo de la japonesa Okuhara. A Carolina, doble campeona mundial y europea, le espera la triple corona. 

14039905_1090600894320653_7335319206991356711_nEn la pista de baloncesto, otro momento histórico para el deporte español. Lucas Mondelo y sus pupilas lograron un hito inolvidable. En la semifinal ante Serbia, a las que ya habían vencido en la fase de grupos, consiguieron doblegarlas en un choque épico. En el primer cuarto, no titubearon las españolas (20-9). En el segundo, el espíritu serbio salió a relucir y redujeron la ventaja (33-28). En el tercer y en el cuarto, la defensa española impidió cualquier atisbo de reacción serbia y lideradas por Torrens, Nicholls y Astou Ndour sellaron su billete para una final olímpica donde, como la masculina en Los Ángeles 84, se enfrentarán a EE.UU y ya han hecho historia.

En el triatlón, donde también había muchas esperanzas, la TriArmada española no pudo subirse al podio. Sin Javier Gómez Noya, plata en Londres y referente mundial de la disciplina, los hermanos Brownlee, sus principales oponentes, salieron a endurecer la carrera desde el inicio. Conocedores de su buen potencial en el segmento de natación, los británicos tiraron junto al eslovaco Varga. Al pasar la T1 se formó un grupo de triatletas muy poderoso. Mola, que salió del agua a solo 24 segundos, no pudo enlazar. Ahí se dejó muchas de sus opciones. En el grupo perseguidor apenas hubo acuerdo y en las primeras vueltas se dejaron un minuto de desventaja. Los otros dos españoles, Alarza y Vicente Hernández, enlazaron poco más tarde. Se pusieron a tirar pero al final de las ocho vueltas en la bici, perdían 1.24. Muy difícil de recortar. Máxime cuando Alistair y Jonathan se deshicieron de sus acompañantes muy pronto en la carrera a pie. Aguantaron juntos también muy poco ya que Alistair se fue delante en busca de revalidar su oro de Londres. Segundo y plata fue su hermano. Y bronce, sorpresivamente, el sudafricano Schoeman, buen nadador que estuvo muy posicionado en toda la carrera y aguantó la remontada de su compatriota Murray y el portugués Pereira, mejor corriendo, que solo pudieron ser cuarto y quinto, respectivamente. Mario Mola llegó octavo y firmó diploma olímpico. Alarza fue 18º, mientras que Vicente Hernández fue 27º.

En el campo de regatas, el 49erFX de Tamara Echegoyen y Berta Betanzos se quedó a las puertas del cajón. En la lucha decisiva con Brasil, Dinamarca y Nueva Zelanda, no pudieron mantener el liderato con el que llegaron a la Meda Race. En la salida, fueron perjudicadas por el barco británico que las lastró en el inicio. Intentaron remontar, principalmente yendo en busca de la embarcación danesa, la que estaba más cercana. Sin embargo, aunque en la cuarta boya parecieron acercarse, finalmente las españolas fueron séptimas y se quedaron con la amarga cuarta posición. En la categoría masculina, Botín – Lopez, sin opciones de medalla, pero sí de diploma, fueron sextos en la Medal Race y acabaron novenos. La vela española, por primera vez desde Sidney, se marchará de vacío de los Juegos. En el atletismo, el decatleta Pau Tonnesen finalizó la prueba combinada con 7.982 puntos en la decimoséptima plaza. Borja Vivas y Tobalina no pasaron a la final de lanzamiento de peso. Por su parte, Ruth Beitia se metió en la final de salto de altura y David Bustos, recalificado para la final de 1.500 metros. Por último, en el golf, mala jornada para Azahara Muñoz, que bajó al T13, y para Carlota Ciganda, que se situó en el T22, tras una ilusionante primera jornada. Ahora, tendrán que remontar en los dos recorridos restantes.

Fotos: COE