Inicio Linares Deportivo Linarejos se pone la camiseta y los “invisibles” hacen el resto

Linarejos se pone la camiseta y los “invisibles” hacen el resto

1118
0
Compartir

El Linares Deportivo venció al Jumilla (2-0) en un partido en el que Linarejos jugó un papel importantísimo para llevar en volandas a unos jugadores que, a pesar de no haber existido en infinitas ocasiones, han demostrado estar capacitados para ser importantes en esta plantilla.

 

Partido muy serio del Linares Deportivo. Llegaban los azulillos con numerosas bajas, por lo que los futbolistas menos habituales tenían la oportunidad de demostrar que no son invisibles y que cuando están en el banco, pueden aportar trabajo, calidad y esfuerzo para el bien del equipo. Y así fue.

Cristian volvía a ocupar la portería, mientras que Joselu pasaba al lateral zurdo, Fran Lara al derecho y David Cuerva partía como central junto a Álvaro Vega. Por delante, en el doble pivote, Rodri y Jose Manuel Rueda. Así tenía que recomponer el equipo el técnico azulillo.

La primera mitad fue sosa por parte de ambos equipos y solo se vio alterada por la expulsión de Rodri, que tuvo que marcharse al vestuario por un agarrón en medio campo. Más difícil aún para los azulillos, pero este equipo suele crecerse ante la adversidad. Tan solo se puede destacar un disparo lejano de David Cuerva en la primera mitad.

La segunda mitad también llevaba camino de ser poco vistosa. El técnico visitante movía el banco y esto lo acusaba el Jumilla. El partido se animó en el 64 con el gol de Luis Lara que abría el marcador. Espectacular cabalgada del futbolista de Torreperogil que definía de maravilla ante Jero. Se marchó ovacionado este futbolista que, a pesar de no contar con gran cantidad de minutos, demostró tener un nivel altísimo.

Pero los azulillos querían más y no iban a tardar en hacer el 2-0. Rueda sacaba una falta en tres cuartos de cancha y Casi le hacía el segundo al conjunto de su localidad natal. El partido sirvió incluso para que pudiera debutar Ismael Gallar en el lateral derecho. Estuvo sobresaliente el chaval; otro de los “invisibles”.

Poco más iba a suceder en Linarejos. Los futbolistas salieron ovacionados y demostraron tener más calidad de la que su técnico asegura en las tertulias públicas y privadas. El público empujó a su equipo y los futbolistas respondieron con carácter para dejar la zona de peligro ocho puntos por debajo. Ahora ya toca pensar en el partido ante la Balona de los ex-azulillos Bauti y Ferrón, que hoy ha caído 1-0 en el Nuevo Colombino.

 

Sala de Prensa:

Miguel Rivera llegó hoy alterado a sala de prensa y con ganas de de encontrarse con quien escribe estas líneas. Su intervención comenzó con acusaciones y descalificaciones varias hacia mi persona, demostrando una vez más el señor Rivera que lo suyo es dar espectáculo delante de un micrófono. Me acusó (permítanme que escriba en primera persona) de faltar el respeto al vestuario en el pasado. Tardó varios meses en hacerlo. Lo cierto es que ha esperado a que este humilde redactor escriba criticando sus actitudes y comportamientos. Más bien parece dolido por él y no por unos jugadores a los que utiliza como excusa. Si, los mismos a los que él “no ve” cuando mira al banquillo o los mismos de los que dice que “no tienen nivel para estar tan bien clasificados” o que “solo son nombres”.

La actitud de este que os escribe fue la de guardar silencio y encajar los golpes. Todo tiene una fecha y la paciencia es importante. La clase y la categoría a la hora de hablar también. Cada uno la demuestra con sus actuaciones y sus declaraciones.

Miguel Rivera finalizó la rueda de prensa dando las gracias al Presidente del Club, de quien ha dicho lo ha pasado mal en las últimas fechas. Lo que no ha aclarado Rivera es si el Presidente lo ha pasado mal por los resultados del equipo o por sus declaraciones (del propio Rivera) en las emisoras de radio. Sabe pefectamente el técnico que solo la mano y la paciencia del Presidente lo mantienen como entrenador del Linares Deportivo y que la traición del pasado lunes podía haber roto la cuerda.

No debe olvidar el señor Rivera que él algún día se marchará o será cesado. Que los futbolistas también pasan como pasaron muchos otros, pero los aficionados, entre los que me encuentro orgulloso, nos quedamos para siempre. Todo llega…