Inicio Opinión Antonio Oliver Nogués: “Valenciano, sobre todo, debe ser él mismo”

Nogués: “Valenciano, sobre todo, debe ser él mismo”

1313
0
Compartir

José María Nogués entrenó al Real Jaén dos temporadas y tuvo ocasión en aquella etapa (2002/2003-2003/2004)  de trabajar con jóvenes futbolistas que, con el tiempo, han ido escribiendo sus páginas personales. Este es el caso del flamante entrenador del conjunto de “La Victoria”, Valenciano: “A Valenciano lo recuerdo como un jugador disciplinado, contundente, trabajador, competitivo”.  Nogués entrenó, además de al Real Jaén, a equipos catalanes como Hospitalet, Terrassa o Nastic de Tarragona, al que ascendió a Segunda División. Llegó al Real Jaén y después entrenó al Girona y tras esa etapa inició otra, relacionada con Andalucía. Fue técnico del Écija, al Real Betis, filial y primer equipo. También entrenó al Polideportivo Ejido y, tras una experiencia en el fútbol ucraniano, triunfa en Argelia con el Paradou AC.

¿Qué imagen tiene de Jaén y de su paso por el Real Jaén?

Jaén fue mi primera experiencia fuera de Cataluña como entrenador. Era un momento difícil en el club pero conseguimos los objetivos las dos temporadas, pese a la mala situación económica que padecíamos. Teníamos un excelente equilibrio de veteranos con experiencia y de jóvenes de calidad y con mucha ilusión. Viví una gran etapa en lo personal y estuve encantado con la ciudad y su gente. De aquella etapa guardo grandes recuerdos. Tuve una entrañable relación con Antoñete, muy cercana. Le di cariño y me lo devolvió multiplicado por diez.

Tuvo al nuevo entrenador del Real Jaén a sus órdenes. ¿Qué consejo le daría?

Se hace cargo del equipo en un bueno momento para él en particular. Tendrá el apoyo de la gente sin duda y el  Real Jaén solo puede ir de ahí hacia arriba a poco que la seriedad y el rigor se instalen en el club. La afición que es muy experta debe apoyar a un entrenador joven cargado de ilusión y exigir que sus dirigentes, aunque sea como la canción de moda, “despacito” lleven al Real Jaén donde merece su historia y esa ciudad. Mi consejo a Valenciano es que sea siempre él, que trabaje duro y, resultados al margen, exija que todos remen en la misma dirección. Eso es muy importante. Le deseo lo mejor. Toda la suerte de mundo

¿Qué nombres recuerda de su etapa como entrenador del Real Jaén?

Muchos. Tuve la suerte de contar con buenos jugadores, buenas personas y un buen cuerpo técnico. En el campo jugadores como Cidoncha, Torres, Nandy, Diego Herrera, Sutil, que debutó, Juan Ramón…muchos y el cuerpo técnico: Somavilla, Chumilla y Rueda. Estuve bien rodeado en aquella etapa y tengo un excelente recuerdo de mi paso por Jaén. Además de en lo deportivo, en todo lo demás. La gastronomía, los amigo, el Castillo…fue un placer.

¿Qué nos puede contar de su experiencia en el fútbol argelino?

De mi etapa aquí en el fútbol Argelino solo puedo hablar bien, ha sido un año magnífico, con excelentes resultados, que han culminado con un histórico ascenso a 1ª división. Futbol Argelino es un fútbol agresivo, contundente, con mucho talento y calidad individual, sobre todo, en los jugadores ofensivos. PARADOU AC es  un equipo en el que el 80% de los jugadores salen de su academia. Cantera total. Escuela de referencia en Argelia. Nosotros estamos contentos en lo personal. Hay que adaptarse a un país diferente donde nos han acogido de maravilla desde el primer momento. Es verdad que los buenos resultados en el inicio han ayudado a que creyeran en nuestro trabajo y se unieran con más implicación a la causa. Acabamos de renovar, para el año que viene hacer un digno papel en Primera. Proyecto ilusionante.

Entrenador y persona: hombre de fútbol

Nogués pasó por Jaén, como otros entrenadores que unían lo personal a lo profesional, dejando un rastro de afectos, de cariño y…de buena educación. No sé, la verdad es que en eso ya no hay que entrar, si este entrenador hubiera hecho más cosas con un mejor clima institucional. Lo cierto es que, a los hechos me remito, por donde pasa deja lo que tiene como profesional, que no es poco, y una recuerdo de gran persona. Él ha mencionado al mítico Antoñete. Soy testigo de las tardes, largas tardes que  Nogués en el Dalas, dedicaba a ese emblema del fútbol jienense.

Fue un placer coincidir con él y, un honor, ver como un catalán que rompía todos los esquemas y los clichés trasnochados, se hizo cargo del cariño, del trato amable y del calor que Antoñete necesitaba. No cabe más sensibilidad y más respeto. Ahora José María Nogués anda jugando al verso que le propone la pelota. Se ha vuelto políglota y no duda en ir o venir. Lo mismo acude al frio que se viene al secarral. Es lo mismo. El balón jamás engaña al que lo respeta. Eso y el profundo conocimiento de la materia le han llevado a que, en Argelia, le reconozcan como un hombre milagro, un hombre de fútbol, que habla el idioma que entienden los futbolistas: trabajo, pasión, orden y magia.

Valenciano ha leido en el libro de Nogués. Espero que el fútbol, la afición, la pelota y sus jugadores, traigan al joven entrenador todo lo que ya disfruta aquel maestro que tuvo y que hoy, en palabradefutbol.com, nos ha hecho el favor le trasladarle un deseo y un consejo. Suerte a los dos.