Inicio 1ª División El show de Asensio no basta para vencer a un gran Valencia...

El show de Asensio no basta para vencer a un gran Valencia (2-2)

439
0
Compartir

Excelente y vibrante partido de fútbol el que proporcionaron a los amantes del balompié el Real Madrid y el Valencia CF. La furia contra el orden, el caos contra la calma, la posmodernidad contra el naturalismo. El 2-2 final en el electrónico castigó la escasa puntería arriba del cuadro de Zidane y premió a un Valencia de gran mérito, enormemente trabajo por el tradicional y efectivo Marcelino y hace soñar a la parroquia del Turia con el resurgir de un nuevo cuadro che.

Fueron muchos los convencionalismos que se repitieron en la Castellana. En el primer minuto del encuentro, Vezo tocó el balón con la mano dentro del área, algo que el árbitro Fernández Borbalán no apreció o no quiso ver, con lo que hizo un guiño a la actuación de su compañero De Burgos Bengoetxea hace tres semanas en el Camp Nou. Asimismo, Benzemá falló ocasiones clamorosas ante Neto, algunas de ellas, a puerta vacía. En un universo paralelo, ahora mismo, el nueve blanco continúa recibiendo pases de Asensio y echando el balón fuera, con la determinación de un antropólogo: lo de Benzemá anoche recordó a Homer, cuando tratan de explicarle que ya no se llama Sr. Simpsons, sino Sr. Thompson, y por más que le insisten, no acaba aprendiendo la lección.

Y ya se ha nombrado a Asensio. El mallorquín es ya una de las grandes estrellas del actual campeón de Europa. Parece difícil pensar que no tenga sitio en el once titular de Zidane. Ante el Valencia sí fue titular, y lo celebró con los dos goles blancos. No habían pasado ni diez minutos cuando el cuadro visitante perdió el esférico cerca del área y Asensio lo aprovechó para amasar la pelota y ponerla con un poquito de rosca a la derecha de Neto. Su sutileza al golpear el esférico recuerda a los grandes besos de Hollywood, como el que James Stewart le da a Kim Novak en Vértigo. El Bernabéu estalló de júbilo con el enésimo gol de su más preciado diamante. Pero el Valencia se desplegó, demostró que es un excepcional equipo, con un orden táctico colosal y un centro del campo de calidad y rigor. Parejo se hizo amo de la zona noble y dejó detalles de gran fútbol, mientras que Kondogbia fue el pulmón que Marcelino requería para este Valencia. Además, las bandas empezaron a hacer sudar a Marcelo y Carvajal, y los activos Lato y Soler generaron el empate. El primero introdujo el cuchillo en la banda de Carvajal y el segundo la empujó a gol en el área chica. Gran jugada colectiva de los valencianos.

Tras esto, el Madrid se lanzó, a veces con cierta entropía, a la porteria de Neto. Por su parte, los ches se desplegaban a la contra, con gran peligro en muchas ocasiones. Isco acabó en el vestuario con mareos, pero quien hizo vomitar una buena cantidad de improperios a la grada blanca fue Gareth Bale. Desacertado y poco entregado a la causa, no se comprende como el galés pueda ser, actualmente, titular por delante de Marco Asensio. Su infame encuentro le reportó unos merecidos abucheos al ser cambiado por Zidane.

Así, entre ocasión y ocasión fallada por Benzemá, llegó el gol de Kondogbia a quince minutos para el final. Una gran jugada de Rodrigo produjo el tanto del recién fichado. Zaza perdonó el 1-3 y el Valencia lo pagó con el tanto de Asensio de falta directa. No hubo tiempo para más. El citado Benzemá estrelló un balón al palo en el descuento, pero el marcador no se movió. Punto importante para el Valencia, que salió de Chamartín con la idea que ser un equipo que aspira a meterse en zona de Liga de Campeones.

REAL MADRID 2 – VALENCIA 2

1-0 Asensio (9′)

1-1 Carlos Soler (17′)

1-2 Kondogbia (76′)

2-2 Asensio (82′)

MVP: Marco Asensio

Árbitro, Fernandez Borbalán : MAL

 

 

Fotografías: Realmadrid.com