Inicio 1ª División Prosigue la mejoría blanca a ritmo de Cristiano (4-0)

Prosigue la mejoría blanca a ritmo de Cristiano (4-0)

192
0
Compartir

Si Barack Obama ganó el Premio Nobel de la Paz, porqué Cristiano no va a poder conseguirlo tras dejar tirar el penalty del fácil 4-0 al Alavés a Benzemá. El luso ha hecho más por el francés con este gesto que todo el Bernabéu en los últimos tres meses. Se mostró decidido el ariete blanco, y se dirigió hacia los once metros sin pestañear. De haberlo fallado, el campo se hubiese convertido para él en poco menos que Auschwitz. Pero lo marcó, para su suerte y la del madridismo.

Fue un buen encuentro de la BBC, que ha empezado a carburar cuando ya nada hay en juego en Liga ni en Copa del Rey. Eso sí, queda la máxima competición continental, y es bueno estar a tope ante el decisivo partido de París, que se juega en diez días. Para el encuentro ante los pupilos de Abelardo, que había insuflado aire a un equipo hundido, Zidane sacó a su trío de kilates atacante y prescindió de Isco, y dio todo el medio del campo a Kovacic, en ausencia de Modric y Kroos.

Pero fue muy fácil para el Real Madrid, y lo único negativo es que se retrasó mucho el gol. Cristiano, al borde del descanso, hizo su tanto 299 en competición doméstica. Más tarde llegaría el tanto 300. Ronaldo es un verdadero espartano, historia del madridismo, y pensar que pueda acabar la temporada como en el curso pasado, es un acicate para todo el madridismo, deseoso de la décimo-tercera para arreglar un año que, hasta hace dos semanas, se imaginaba horroroso. Ahora, hay esperanza.

Además, Zidane tuvo tiempo para hacer las paces con Dani Ceballos, al que humilló en Leganés tras sacarlo solo 28 segundos de juego. Esta tarde, le dio algo más de veinte minutos, y al canterano bético le sirvió para trotar algo por el pasto del Bernabéu. No fue, por ende, el Alavés un rival digno. John Guidetti, esa estrella a la que dedican canciones, no fue tal, aunque la pidió con desparpajo, pero con disparos sin peligro. En realidad, nadie destacó en un equipo plano, que no hizo justicia a las previas meritorias actuaciones que le han servido para alejarse del descenso.

Curiosamente, y con la elástica local, coincidieron dos jugadores que el pasado curso vistieron la camiseta del cuadro vitoriano. Llorente -mediocre en sus pocas participaciones hasta la fecha- y Theo -horrible en las suyas- compartieron césped con algunos excompañeros. Este último realizó su mejor encuentro de la temporada, con dos buenas arrancadas ofensivas, lo que parece una utopía si se observan sus antiguos encuentros con el Real Madrid. Esto no quita que su rendimiento siga siendo similar al del ministro Zoido en Interior.

Y poco más de si dio un encuentro que no pasará a la historia del balompié. Solo lo recordará con una gran sonrisa Cristiano Ronaldo. En una temporada pésima como la que ha realizado hasta la fecha, ya lleva 28 goles. Y serían 29 si no hubiese tenido ese gesto tan altruista, inesperado y necesario para con Benzemá. Si no consigue el sexto balón de oro, siempre podrá presentar candidatura merecida al Nobel de la Paz. Tampoco parece una quimera, y más cuando Henry Kissinger también fue galardonado.