Inicio Opinión Antonio Oliver Tébar puede ofrecer tablas al Real Jaén o armar la “Dios es...

Tébar puede ofrecer tablas al Real Jaén o armar la “Dios es Cristo”

1047
0
Compartir

Andrés García Tébar, ayer, confirmó todo lo que la semana pasada adelantó Palabra de Fútbol. No se trata de una exclusiva, en realidad, solo recogimos una noticia aparcada, obviada, incomprensiblemente no contada. Nos llegó y tiramos del hilo. Lo normal. La sorpresa fue que, tras una pulcrísima nota oficial del Real Jaén, había un incendio de no pequeñas dimensiones. La primera reacción fue de estupor. ¿Quién podía tener interés en que aquello no se supiera, qué razones había para que algo tan informativamente serio, no se hubiera desvelado?. ¿Cómo se controla eso?. Mejor ni saberlo. No entendíamos como nadie, en casi un mes, había dado luz a este tema. Ya daba igual. 

Teníamos la certeza de que Tébar había sido “expulsado” del Real Jaén y, a partir de ahí, solo hubo que seguir lo que indica nuestro elemental libro de estilo: Observar, preguntar, contrastar y publicar. Era tan rotundo como simple. Puestos en contacto con Tébar no pudo desmentir nada de lo que nosotros le contamos. No quiso hacernos declaración alguna, solo tuvo la amabilidad, nuestro relato tenía pocos flecos sueltos, de confirmar lo que le estábamos contando. Le dibujamos su realidad con pelos y señales. No podía negar lo evidente.

Hubiera sido lo mismo. Preguntamos por obligación y por norma de estilo. Palabra de Fútbol ya había confirmado todo por una segunda fuente: Desvinculación unilateral, aislamiento y ausencia de funciones casi absoluta.Algo muy parecido al mobbing. Lo sabíamos todo. Nos seguía sorprendiendo el silencio.

Ese silencio general nos obligó, por prudencia, a una tercera vía de certificación y, Jose R. Temprado, tras esa comprobación  muy certera, aportó una prueba definitiva. Todo era cierto y casi público pero, sorprendentemente, nadie lo había contado. Para entonces la noticia ya no tenía ni un margen para la duda, estaba atada: García Tébar, el entrenador que milagrosamente metió al Real Jaén en Liga de Ascenso, había sido despedido por el club sin acuerdo y sin garantías, en mitad de un silencio sepulcral. Contratos, promesas, acuerdos…muchos frentes abiertos.

A medida que metíamos la mano en el pastel, el pastel iba oliendo más a podrido. Consultas en la RFAF, llamadas a jugadores que habían estado a las órdenes de Tébar, contactos con aficionados de mucha credibilidad. Era evidente que el despido de Tébar era algo que se conocía antes del comunicado del club, que se había hecho mal y que, por lo que íbamos conociendo, tenía mal arreglo.

Tébar conoce su situación y va a jugar sus cartas. Tiene medios, contactos y recursos para que su tema no se trate a “cencerro tapado” como hasta ahora. Va a pelear y va a hacer ruido. Mucho ruido y no me refiero a una pancarta. Eso se queda aquí y aparecerá donde aparezca, según convenga. Me refiero a dar la “Vuelta a España”.

La situación es la siguiente. Si el Real Jaén no llega a un acuerdo, malo, y si trata de defenderse documentalmente, peor. Hay documentos que, según se desprende de nuestras investigaciones, mejor que el Real Jaén no muestre públicamente. Tébar no es un “jugador” sin asesoramiento. El club debe ser cauto y medir sus pasos. La historia, por suerte o desgracia, no ha hecho nada más que empezar. Lo peor para el club es que por el “Humo se sabe dónde está el fuego” y por “El hilo, el ovillo”Andrés García Tébar puede cobrar y ofrecer tablas  o luchar y armar “La de Dios es Cristo”. Membrado sabrá lo que hace. Por una mala praxis en temas ordinarios, se pueden dar pistas que compliquen cosas que ahora no deberían estar en juego. Creo que Tébar lo insinúa en el comunicado publicado en nuestra cuenta de Tiwtter. Seguiremos informando.