Inicio Atlético de Madrid El Atleti se lleva un “Superderbi” agónico (2 – 4)

El Atleti se lleva un “Superderbi” agónico (2 – 4)

288
0
Compartir

Alejandro Olmedo. Entrenador de fútbol. 

Nueva final europea que enfrentaba a los dos grandes equipos de la capital. Una rivalidad que en los últimos años ha cobrado mayor importancia gracias al salto de competitividad que le ha otorgado Simeone al Atlético de Madrid. Y, como viene siendo habitual, una final agónica.

No podía empezar mejor el partido para los del Cholo. Sin haber llegado al primer minuto de partido, el Madrid ya se encontraba en desventaja. Un balón largo de Godín se lo ganó Costa a Ramos como presagio de una nueva batalla que tendrían durante todo el partido. El hispanobrasileño controló, giró y batió a Keylor Navas por su palo en un error importante del portero.

El Atlético llevó el peso durante los primeros compases del partido pero rápidamente el Madrid buscó ese caos que enamora en ataque y equilibró el control del balón. Los movimientos imprevisibles de Isco, Bale, Benzema y Asensio provocaron que el centro del campo atlético no pudiese controlar estas acometidas. Así vinieron los mejores momentos de los madridistas que se culminaron con un gran centro de Bale desde la banda derecha que Benzema cabeceó al fondo de la red.
Durante el final de la primera parte el Atlético sufrió una gran desconexión entre sus mediocentros. Rodrigo no conseguía conectar con Saúl ni con Koke. Esto afectaba a la falta de balones surtidos para Lemar y Griezmann lo que provocaba que Diego Costa se convirtiese en un islote hasta el descanso.
Tras el descanso se vieron dos peores equipos. El Madrid se encontró con un regalo en forma de penalti absurdo por mano de Juanfran que despejaba una de las dudas de este año. Sergio Ramos se apropió del puesto de lanzador de penaltis que había tenido dueño durante las últimas nueve temporadas. Con una tranquilidad pasmosa ponía por delante al Madrid y mandaba al rival los fantasmas de tiempos pasados.


Pero el Madrid se encontró con su gran pesadilla de la noche, la salida de Casemiro. Un jugador que parece que no está pero siempre aparece, y Lopetegui no supo solucionar esta papeleta. Un gol de Diego Costa a raíz de un error de Marcelo en la banda provocó el punto de inflexión que acabó con el partido. Sólo era el empate pero fue determinante. El Atlético se lo creyó en el momento que besaban la lona y fue a por el partido, al contrario que en la última final de Champions perdida.

Lopetegui trató de resolver el rompecabezas metiendo cada vez más delanteros y lo que consiguió fue que Modric fuese una sombra del jugador que ha vuelto a enamorar al mundo en el Mundial. Se encontró solo durante la mayoría del tiempo que jugó y no logró ser determinante. Dos goles en la prórroga acabaron con el sueño blanco y las pesadillas colchoneras. Saúl y Koke cerraban una noche gloriosa para el equipo de Simeone y acrecentaban las dudas que hay sobre el proyecto madridista.

Sistema táctico Real Madrid
Lopetegui no quiso cambiar nada de lo que había funcionado en los últimos años. Salió con un esquema similar al que utilizaba Zidane, 1-4-3-3. Keylor en portería. La defensa formada por Carvajal, Varane, Ramos y Marcelo; el centro del campo con Casemiro, Kroos e Isco; y la delantera con Asensio en sustitución de Ronaldo y acompañado por Bale y Benzema.

Supo mantener un esquema dentro del caos que provoca en ataque siempre el Madrid. Pero el problema fue suplir la salida del terreno de juego de Casemiro. No fue capaz de dar con la tecla y el partido se le escapó en ese detalle. Trató de meter cada vez más delanteros y eso no es sinónimo de atacar más ni mejor.
No fue la mejor noche de un entrenador que ha demostrado que está preparado para triunfar en un equipo como el Real Madrid.

Sistema táctico Atlético de Madrid
Muchas menos dudas teníamos de las intenciones de Simeone. Fiel a su estilo planificó un partido formado por un 1-4-4-2. Oblak indiscutible bajo palos. En defensa con Juanfran, Savic, Godín y Lucas; el centro del campo formado por Lemar, Saúl, Rodrigo y Koke; y la delantera para dos pilares fundamentales, Griezmann y Diego Costa.

La apuesta por Rodrigo no salió tan bien como se esperaba. Estuvo desconectado de sus acompañantes y es la pieza que más le va a costar acoplar al Cholo. Le sustituyó Vitolo, que este año tiene que dar un paso al frente. Por otra parte el partido de Lemar fue sensacional con y sin balón.

Al técnico argentino no le tembló el pulso para sacar del campo a su gran estrella. Griezmann acusó el cansancio del Mundial y en el minuto 57 fue relevado por Correa. Desde este momento se vio a un Lemar desatado. Demostró todo el potencial que tiene, pero generó la duda de la compatibilidad con su compatriota. Aun así los buenos jugadores siempre se acaban entendiendo.
Acertó con los cambios. La entrada de Thomas le dio pulmón a un equipo desfondado y la de Giménez mató el partido.