Inicio 1ª División La Liga española se estira

La Liga española se estira

228
0
Compartir

Eduardo Grenier.- Cuba. Una hilera matizada por un número repetido adorna la clasificación de la Liga. Cuatro. Es la cifra mágica. Once de veinte equipos lucen dicha puntuación, en una de las tablas más cerradas que se recuerden con solo tres jornadas en el olvido de los aficionados al fútbol español. Desde la cima, irreverentes y fieles a su caché, el Barcelona y el Madrid anuncian su tradicional batalla dual, casi empujando hacia abajo a un Atlético que ha trastabillado en sus inicios, mas no se puede descartar.

Hasta el momento, de culés y merengues hay poco que acotar. Ambos han mantenido un paso impoluto ante rivales que, a priori, eran claramente inferiores antes de saltar al pasto. De esta forma, llegan con la maquinaria bien engrasada tras los bienvenidos sparrings, para enfrentar las primeras pruebas de fuego de la temporada. Los blaugranas llegarán a su particular infierno, el estadio de Anoeta, para probar el incipiente proyecto de Garitano. Entretanto, los de la capital encontrarán en San Mamés su primer escollo, el nuevo Athletic de Berizzo.

A decir verdad, la plantilla con que dispone Ernesto Valverde invita a la ilusión del aficionado azulgrana. Un excelente trabajo de verano de Eric Abidal y sus ayudantes ha derivado en una plantilla que, sobre el papel, apenas muestra fisuras. La adquisición de Lenglet ha consolidado una zaga que carecía de recambios seguros, mientras Vidal imprime carácter en el mediocampo. Esto, unido al desparpajo de Malcolm, la calidad de Arthur y, quizá el mejor fichaje del mercado, el estado de forma de Dembelé, ha dotado al txingurri, un experto en estos menesteres, de herramientas para acompañar al líder por excelencia, al eje del equipo: Leo Messi.

En Chamartín, por su parte, comenzar con paso impecable ha despertado el termómetro de la ambición madridista. La afición no está contenta con la postura de Florentino en la ventana de negociaciones, pero la irrupción de un nuevo estilo bien moldeado por la mano de Lopetegui, y la incorporación a última hora de Mariano para apuntalar la delantera, junto a la espectacular presentación de Benzema en los primeros compases del torneo, hacen pensar que puede ser este un equipo regular. La comunión entre plantilla y grada, con ese portavoz de lujos que es Sergio Ramos, capitán hasta la médula, es la principal baza de un proyecto que recoge, a la vez, dudas y esperanzas.

Del resto, sorprende el paso inestable del Atleti, o más bien un comienzo tibio que no corresponde a un conjunto que quiere luchar por todo. Sabe Simeone, y de sobra, que dejar escapar algunos puntos más lo sacarían definitivamente de la puja por el título liguero. En su última presentación, ante el Celta, la afición colchonera quedó absorta con una de las versiones más endebles de la era Cholo. Precisamente su victimario, los celestes de Toni Mohamed, lanzan desde ahora su candidatura a equipo sorpresa, aupados en una plantilla con garantías escogida con detalles por el turco, un entrenador que se cansó de ganar en América y ahora prueba fortuna en Europa.

Por demás, poco que decir del resto de los equipos, puesto que casi todos muestran puntuaciones similares. Quizá en sensaciones debido a su estilo de juego, llama la atención el Espanyol de Rubi, siempre intentando proponer un fútbol vistoso y ofensivo. Asimismo, resalta el triunfo del Betis en el derbi sevillano, sin dudas, la primera gran cita de la temporada española.

Son estos algunos matices casi rascados de las primeras tres jornadas. En tan poco tiempo, aventurarse a opinar demasiado puede ser un suicidio. Algunas de las imágenes vistas hasta el momento pueden resultar un simple espejismo de lo que se viene, por lo que lo más sensato es aguardar por que el calendario comience a deshojarse para palpar las verdaderas intenciones de cada uno de los 20 equipos de la Liga. Habrá espectáculo. Es el único vaticinio certero.