Inicio Portada Análisis U.D.C. Torredonjimeno 0-2 Real Jaén C.F.

Análisis U.D.C. Torredonjimeno 0-2 Real Jaén C.F.

177
0
Compartir
Jaén, 14 de octubre de 2018. Temporada 2018-2019. Partido correspondiente a la Jornada 9 de la Tercera División Grupo IX, entre el Real Jaén y el CD. Huétor-Tájar. 2-1. Fotografía: @bestphotosoccer

José Ramón Cobo-Reyes.- Derbi provincial en el que el Real Jaén buscaba sumar su 4ª victoria consecutiva, mientras que los tosirianos buscaban salir de lo hondo de la tabla. Los jiennenses consiguieron una victoria muy trabajada merced de un gol de Juanca tras una jugada ensayada de saque de banda y aprovechando el gol en propia meta de Lara al desviar un pase de la muerte de Moha que salió en la segunda parte.

Primera parte

El partido comenzó con un Real Jaén que dominaba en campo contrario, situándose con un 1-4-2-3-1, mientras que la UDC Torredonjimeno esperaba para salir a la contra y que presentaba un 1-4-1-4-1. La primera parte los blancos mostraron  una gran movilidad en su línea de medios, es decir, de Juanma Espinosa, Juanca, Juan Carlos y Mario Martos, siendo Cervera el jugador que mantenía más la posición para ayudar a los centrales en las transiciones. Esta movilidad obligaba a que la línea de medios del equipo local tuviera que cerrar para tapar las líneas de pase interiores que surgían del movimiento de los extremos por dentro. Si los laterales hubieran seguido a su par en ese caso, hubiera generado grandes espacios a explotar para los laterales jiennenses. En los primeros minutos los laterales Choco (derecha) y Rentero (izquierda) mantuvieron la línea defensiva junto a Ramón y Javi Pérez, mostrándose cautos en esos primeros instantes. Esto provocaba que el Real Jaén, aunque mantuviera la posesión, jugara más en horizontal que en vertical. Con el paso de los minutos ambos laterales ganaron altura, logrando el Real Jaén la ansiada profundidad gracias principalmente a estos dos jugadores y a los desequilibrios que provocaban su altura alta, ya que a menudo aunque no recibieran, mantenían a los laterales fijados y permitían un mayor juego interior.

La UDC Torredonjimeno no presionó en la primera parte la salida jiennense, por ello vimos a menudo una serie de pases entre Ramón y Javi Pérez para iniciar la jugada, junto a la ayuda de Cervera que ayudaba a los centrales en la salida de balón. A pesar de ello, no se renunció al recurso del juego directo hacia Antonio López. El delantero gana los duelos directos con los centrales y tocar de espaldas para instalar al Real Jaén en campo contrario. Todo esto permitía al Real Jaén instalarse en campo contrario, pero no llegaba a materializar su dominio con ocasiones, más allá de una gran incorporación de Choco que acabó con el remate del lateral golpeando el palo.

El Torredonjimeno atacó principalmente su banda izquierda, en la que aprovechaban el ímpetu de Choco en la presión para sacarlo de posición y buscar su espalda. La secuencia consistía en una salida de balón en corto, ya que el Real Jaén presionaba con Mario Martos y Antonio López al triángulo inicial tosiriano, lo que permitía una salida bastante clara. Cuando el balón llegaba al lateral, que el Real Jaén liberaba, era cuando atacaban en la presión. El extremo se situaba a una altura más baja, lo que provocaba que Choco saliera a la presión y provocara un escalonamiento respecto a Ramón, que se quedaba atrasado. Ese espacio entre central y lateral fue el que explotó el delantero del Torredonjimeno, que caía a banda y retaba a Ramón en el uno contra uno. La otra forma con la que el Torredonjimeno le buscó las cosquillas al Real Jaén fue aprovechar las espaldas de una línea en ocasiones excesivamente adelantada debido a la situación del poseedor. La secuencia consistía en una salida combinativa del Torredonjimeno y, ante una presión alta del Real Jaén, un interior bajaba su altura a la del pivote y se encontraba en una posición bastante cómoda. Con esta situación, buscaba un envío bastante cómodo que llegó a provocar una ocasión muy clara que no fue gol debido a una gran parada de Ángel De La Calzada, que dudó en la salida en un primer momento pero al final llegó a tapar el tiro.

Junto a esa gran ocasión, hay que mencionar un gol anulado por fuera de juego del equipo local. El Real Jaén adelantaba muchísimo su línea defensiva y consiguió que los atacantes cayeran en fuera de juego.

Con las espadas en todo lo alto se llegaba al descanso. Un inicio dominado por el Real Jaén, que se sentía cómodo con el balón, seguido de un final dominado por el Torredonjimeno, que acabó en campo rival. Partido muy igualado pero que no se había abierto ni contaba con excesivas ocasiones más allá de las mencionadas.

Segunda parte

En la segunda parte Chumilla cambió radicalmente de plan, buscando una presión muy alta ante el Real Jaén. Ante esta situación, el Real Jaén sufrió algunas pérdidas con escasa relevancia pero no encontraba argumentos para superar la presión tosiriana de forma combinativa, y el recurso utilizado fue el envío hacia Antonio López. Bajo esta situación, se perdió la movilidad de los jugadores en zona media y apareció un Juan Carlos que hasta entonces estaba desaparecido. Al poder jugar con mayores espacios, el extremo diestro pudo realizar conducciones con una gran potencia y llegar con más claridad a zona de tres cuartos, donde es más peligroso. El Real Jaén, a pesar de que le descolocó el planteamiento de Chumilla, tuvo algunas situaciones de transición bastante claras aunque, como en la primera parte, no se concretaban en ocasiones.

El Torredonjimeno también sufrió en su salida, y es que el Real Jaén pasó a presionar su salida hombre a hombre, con Juanma Espinosa incorporándose a la presión de Mario Martos y Antonio López. Gracias a ello provocaba el envío desde inicio del Torredonjimeno, que acumulaba jugadores en su banda derecha, buscando a su lateral derecho que estaba emparejado con Juanca. Cuando el Torredonjimeno se instalaba en campo jiennense, cabe destacar que Juan Carlos estaba preparado para la transición. Es decir, no estaba descolgado como Antonio López, pero no acompañaba a su par completamente, intentando colocarse a su espalda para dar salida en la transición. Por ello, el Real Jaén lo encontró en la segunda parte con espacios por delante.

En esta segunda parte hubo fases de transiciones, debido al planteamiento de ambos técnicos de buscar al rival arriba, pero las ocasiones seguían sin aparecer. Curiosamente la ocasión más clara surgió de un malentendido en la que pienso que estuvo desafortunado el colegiado, ya que no paró el juego ante el choque de dos jugadores, pero él si se detuvo para comprobar como estaban. Fruto de este desconcierto el delantero tosiriano se plantó solo ante De La Calzada pero los centrales blancos aparecieron in extremis para despejar el balón a banda.

Conforme se estaba viendo el partido, parecía que el balón parado iba a definirlo. Y no fue equivocado, primero fue Ramón el que avisó con un cabezazo a la salida de un córner que sacó Olivares, pero fue Juanca el que consiguió remachar una jugada ensayada en un saque de banda. El Real Jaén en saque de banda cercano al área colocaba a Antonio López para prolongar el envío. Ramón se incoporaba al ataque en los saques de banda para tener mayor presencia en el área, ya que el club blanco los trató prácticamente como minicorners. Tras la prolongación de López, Ramón peinó el balón que llegó a Juanca, que se desmarcó en el lado opuesto del saque totalmente solo, debido a que la defensa tosiriana se encontraba excesivamente movilizada.

Tras el golpe del gol, el Real Jaén pretendió mantener la posesión y relajar el partido, mientras que el equipo local acusó el golpe. Sin embargo no acababa de matar el partido y con mucho corazón el la UDC Torredonjimeno se instalaba en campo contrario. Bajo esta situación, a destacar la posición de los extremos tosirianos, situados en máxima amplitud, provocando que el extremo jiennense tuviera que bajar su altura para ayudar al lateral de ese lado, que se encontraba basculado.

La ocasión que tuvo la UDC Torredonjimeno para empatar volvió a surgir del balón parado. Falta lateral con la línea del Real Jaén muy adelantada, que en esta ocasión no se salva por el fuera de juego. Un atacante cabecea el balón al área para un compañero que se quedó con todo a favor para poner el empate, pero De La Calzada sacó una mano salvadora que permitió que el Real Jaén siguiera en cabeza. Bajo esta situación, en los últimos minutos apareció una transición ante un Torredonjimeno volcado que acabó con el gol en propia de Lara y la sentencia del partido.

Conclusiones

Pienso que la movilidad de la primera parte del Real Jaén fue excesiva, sobre todo en el caso de Juan Carlos. A pesar de que fue muy disciplinado tácticamente, no se le veía cómodo jugando tanto por dentro, en ocasiones incluso ocupando la posición de Juanma Espinosa y muy lejano de la portería. Sin embargo, creo que es positiva esta movilidad para Juanca, que participa con mayor regularidad.

En cuanto a la defensa, la línea defensiva tira bien la línea para forzar el fuera de juego cuando se adelante, debe trabajar mejor el comportamiento ante balón descubierto, y no estar situado a la misma altura cuando el rival se encuentra presionado. Esta situación con la línea adelantada también ocurre en las faltas laterales, aunque hay coordinación para tirar la línea, el repliegue no es bueno y si el rival no está en fuera de juego concede muchas facilidades, como en la ocasión que tuvo la UDC Torredonjimeno para empatar el partido.

El Real Jaén logra una victoria muy trabajada, y la UDC Torredonjimeno se va de vacío aunque si muestra este nivel seguro que la crisis de resultados pronto será historia.