Inicio Portada Sala de Análisis: ¿Qué puede esperar el Sevilla de la Lazio?

Sala de Análisis: ¿Qué puede esperar el Sevilla de la Lazio?

277
0
Compartir

José Ramón Cobo-Reyes.- El Sevilla sabía que se iba a enfrentar a una eliminatoria dura ante uno de los grandes de Italia desde que salió este enfrentamiento. La Lazio ya quedó el año pasado fuera de la Champions League en el último partido de Serie A, al perder en casa ante el Inter, y este año vuelve a pelear por el cuarto puesto, del que se encuentra a un punto.

La eliminatoria vendrá fuertemente marcado por una pregunta: ¿Se tomará en serio la Europa League el conjunto italiano? Esa es la principal pregunta. Ha realizado una fase de grupos discreta, perdiendo contra el Apollon Limassol incluso. En esta fase, Simone Inzaghi ha realizado numerosas rotaciones de jugadores que en Serie A tienen una participación residual, como Basta o Cataldi. Además, ha sentado a Immobile y Luis Alberto en algunos enfrentamientos, dos jugadores que en Serie A son imprescindibles. Por tanto, la alineación que presente Inzaghi nos mostrará cómo de en serio van los italianos a por la Europa League.

En cuanto a su formación, utiliza un sistema similar al Sevilla, un 1-3-5-2. Su presunto 11 de gala sería: Strakosha, Bastos, Acerbi, Radu, Marusic, Leiva, Milinkovic-Savic, Parolo, Lulic, Luis Alberto e Immobile. Sin embargo, es un equipo que suele cambiar el once habitualmente, dando entrada al ex sevillista Joaquín Correa o a Caicedo en punta junto a Immobile retrasando a Luis Alberto o cambiando los carrileros, utilizando a Parolo como carrilero derecho o a Lukaku en banda izquierda.

 

 

 

En el ataque estático es un equipo que busca el juego directo y acumular jugadores en el área. A pesar de contar con carrileros, estos no aportan la amplitud al sistema, ya que se suelen incorporar al área para atacar centros. Por esta razón, es difícil ver posesiones largas de la Lazio. Cuando juega Correa, éste si cae a las bandas para aprovechar ese espacio libre. En los balones colgados son peligrosos, ya que además de Immobile, cuentan con una segunda línea muy poderosa en el juego aéreo, con jugadores como Milinkovic-Savic y Parolo. El serbio sin embargo no está encontrando portería de forma tan fácil como el año pasado, aunque eso no quita que sea una amenaza. El jugador clave en este juego estático es Luis Alberto, que es el jugador “diferente” del conjunto de la capital. A menudo baja a recibir para iniciar jugada y filtrar balones a los delanteros, aunque creo que cuando está más próximo al área es diferencial.

En las transiciones ofensivas, la Lazio busca rápidamente el juego directo hacia Immobile, un jugador que es bastante autosuficiente y fuerte en el contacto. El italiano es la principal amenaza ofensiva, siendo el máximo goleador la temporada pasada junto a Icardi anotando la friolera de 29 goles. Además, cuenta con una segunda línea con recorrido, con dos centrocampistas “box-to-box” como son Parolo y Milinkovic-Savic. Es un equipo que se encuentra cómodo con espacios, defendiendo en su campo y buscando rápidamente los contraataques. 

La transición defensiva depende de la forma en que perdió el balón. Cuando se han incorporado jugadores al área, suele realizar una buena presión tras pérdida, aunque a veces puede quedar un poco desguarnecido y conceder contraataques. Suelen equilibrar Leiva y otro mediocentro junto a los tres centrales, ya que los carrileros tienen mucho vuelo. Este ajuste es distinto al que realiza el Sevilla, donde normalmente cuando se incorpora un carrilero el otro cuele cerrar el pasillo interior. Los tres centrales (Bastos, Acerbi y Radu) sufren con metros a la espalda, por lo que André Silva y Ben Yedder deberían tratar de aprovechar esta faceta del juego.

En cuanto a la defensa organizada, la Lazio se encuentra cómoda cuando repliega en su campo. Los carrileros se despliegan en la presión y los centrales son muy disciplinados a la hora de tapar la espalda de los laterales, evitando que el atacante que recibe en banda pueda darse la vuelta. El Sevilla debería tener precaución por los primeros 15 minutos en el Olímpico, ya que contra la Juventus aplicó una defensa alta muy agresiva que puso contra las cuerdas al campeón italiano. La Lazio recuperó muy arriba y maniató a toda una Juventus, por lo que el Sevilla deberá ser cauto en el inicio y evitar las pérdidas en su propia mitad.

Por líneas,  la portería la defenderá Strakosha, portero albanés de 23 años que se ha consolidado en la meta de la Lazio, pero que todavía comete algunos errores con el pie y no suele atajar los balones. De los tres centrales, Acerbi es el líder defensivo y muy seguro en el corte. Además, es el responsable de sacar el balón. Radu es un central sobrio, que cumple en los partidos aunque Ben Yedder en principio debe ser superior, más aun con su movilidad. Bastos es el central más débil, suele realizar faltas y puede perder su marca en el centro lateral.

En principio, Ben Yedder y André Silva son superiores a sus centrales, aunque jueguen en inferioridad. En cuanto a los carrileros, Inzaghi ha mostrado muchas dudas sobre qué jugadores participan. Lulic es el mejor carrilero que tiene, puede jugar en ambos carriles, sobrio en defensa y llegador en ataque. Marusic es el otro carrilero que parece que cuenta con más confianza por parte de Inzaghi, siendo este carrilero derecho aunque en ataque aporta menos que Lulic. Sin embargo, la Lazio ha jugado partidos con Parolo de carrilero derecho, aprovechando su llegada, y también el carril izquierdo ha sido ocupado por Lukaku y Durmisi. Lo normal es que jugando un puñal como es Jesús Navas por el carril derecho, Inzaghi apueste por un hombre de confianza como es Lulic. En el medio campo suele jugar con un pivote y dos interiores. Seguramente participen Leiva, Luis Alberto y Parolo, ya que Milinkovic-Savic es duda y esta competición no parece una prioridad para los italianos. Leiva es el jugador que aporta equilibrio al equipo. Luis Alberto cuando juega como interior baja mucho para iniciar la jugada y conectar con los delanteros. En cuanto a Parolo, es un centrocampista llegador con recorrido, aunque no es creativo en la construcción de la jugada. En cuanto a la línea de delanteros, seguramente participen Caicedo y Correa, esperando Immobile en el banquillo  siendo su caso igual al de Milinkovic-Savic. Correa tiene más movilidad, cayendo a las bandas, aunque peca de individualismo. Caicedo tiene un potente disparo y es un jugador referencia en el juego directo. Immobile es la gran baza ofensiva de este equipo, siendo un jugador con un gran olfato goleador en el área pero que también genera a través del juego directo en la pugna con los centrales, como en el gol que firmó ante el Nápoles en la primera jornada.

Por tanto, los 3 jugadores de la Lazio claves son Acerbi, Luis Alberto e Immobile. Acerbi es el líder defensivo, siendo importante en las ayudas en las bandas y aportando una gran contundencia a la defensa celeste. Luis Alberto es el jugador clave en el juego de la Lazio, más aun cuando tienen que atacar una defensa replegada, ya que es un equipo que echa en falta creatividad, más aun con la marcha este verano de Felipe Anderson al West Ham. Si decía que Luis Alberto es el jugador clave en el juego, Immobile lo es en el resultado. Es un delantero que necesita muy poco para hacer gol y totalmente distinto a aquel jugador que vivió una breve etapa en Nervión, donde acusó su falta de adaptación primero a Dortmund y después a Sevilla. En Italia es uno de los mejores delanteros del campeonato y el Sevilla debería protegerse.