Inicio Portada El Sevilla gana en Roma pero deja viva a la Lazio y...

El Sevilla gana en Roma pero deja viva a la Lazio y la eliminatoria

130
0
Compartir

José Cobo-Reyes.- El Sevilla sacó un importante triunfo en Roma que le permitirá afrontar la vuelta con mayor tranquilidad, aunque con la baja de Banega. Esta victoria también sirve como bálsamo para los sevillistas, que no llegaban al encuentro con una buena racha y que puede servir para cambiar la tendencia. Sin embargo, queda la sensación que de haber tenido un poco más de eficacia en el área rival podría haber dejado finiquitada la eliminatoria.

La Lazio sacó su 11 más competitivo, ya que contaba con las bajas de Immobile y Milinkovic-Savic. El Sevilla sacó su once habitual, con la inclusión de Mercado como central derecho. La puesta en escena del Sevilla fue de equipo dominante, demostrando las razones que le han llevado a ser el club más laureado de la competición. Jugó en campo contrario y consolidó su dominio con varios acercamientos al área peligrosos, con un Ben Yedder que no era detectado por los centrales de la Lazio. Banega se hizo dueño del centro del campo y la Lazio se replegaba en su campo, aunque no se mostró como un equipo sólido atrás. Con el paso de los minutos, la Lazio se fue encontrando en el partido, con algunas acciones individuales de Correa y unas transiciones que provocaron problemas en la zaga sevillista.

Cuando la Lazio se instaló en campo contrario, apareció de nuevo Ben Yedder para buscarle las cosquillas a los centrales, ya que a campo abierto el francés era mucho más veloz que los centrales italianos. De esta manera llegó el único gol del partido, con una transición llevada por Escudero y su centro fue remachado a la red por Ben Yedder. Además del estímulo que dio golpear primero, la Lazio se encontraba con el problema de que le tocaba proponer y dejar espacios a sus espaldas, hecho que no le viene bien al conjunto capitalino. A pesar de ello, la Lazio se encontró rápidamente con una ocasión para poner las tablas que tuvo que sacar Kjaer bajo palos. No todo era positivo para el Sevilla, que vio como perdía a Banega para la vuelta por una falta cometida en el centro del campo. Para concluir la primera parte, Luis Alberto, el jugador más creativo de la Lazio, tuvo que retirarse lesionado. En su lugar entró el ex bético Durmisi, pasando Lulic a ocupar el puesto de Luis Alberto, lo que demostraba el peso creativo que perdía la Lazio.

Con la ventaja mínima del Sevilla el partido se fue al descanso. La imagen de los andaluces fue muy positiva, mientras que la Lazio se fue al descanso con muchas noticias negativas y viendo como no podría contar con ninguno de sus tres referentes ofensivos (Immobile, Milinkovic-Savic y Luis Alberto) para buscar la remontada.

En la segunda parte la Lazio buscó el tanto del empate con más corazón que cabeza. El equipo romano jugó en campo del Sevilla, pero con una falta de creatividad que intentó paliarla a base de empuje, colgando balones al área tratando de obtener algo. A balón parado sí que llegaron las ocasiones más claras para los italianos, con un remate del defensor Luiz Felipe. El Sevilla pudo matar a la contra, pero no tuvieron eficacia en el remate o en el último pase. Ya fuera por una razón o por otra, el Sevilla tuvo mucho espacio para correr y la segunda parte fue un contexto muy favorable para los de Pablo Machín, que se vieron negados de cara al gol. Como reflejo, la última ocasión en que Franco Vázquez, con todo para marcar, se entretuvo hasta que al final no pudo tirar a portería.

El Sevilla se lleva un gran resultado, que seguramente cualquiera hubiera firmado antes del partido. Sin embargo, tras ver el partido y sobre todo la segunda parte, da la sensación de que el resultado puede quedarse corto para las facilidades que dio la defensa italiana. La semana que viene, el Sánchez Pizjuán dictará sentencia.