Inicio Portada La S.D. Huesca firma solvencia, expericencia y compromiso: Javi Varas

La S.D. Huesca firma solvencia, expericencia y compromiso: Javi Varas

392
0
Compartir

El portero nace, se hace y nunca deja de ser portero. Es un paréntesis dentro del fútbol. Vive en un espacio de puertas abiertas pero, en mitad del tránsito permanente, conserva un lugar hermético, inviolable, que se convierte en su sala de máquinas. Es su rincón de seguridad, un cofre de soluciones en el que el guardamenta encuentra todo lo necesario, para mantener su cuerpo y su mente en perfecto estado. Pase lo que pase. La figura del portero ha sido descrita muchas veces pero sigue siendo un enigma para los que miramos desde fuera. Ese misterio lo hace diferente.

La llegada de Javi Varas a la SD Huesca me ha recordado esa figura especial, casi inefable y básica en el fútbol: el portero. Varas es un ejemplo de construcción propia, hay muchos ejemplos, pero a Varas le he visto en las buenas , en las regulares y en las malas. No sé si me recuerda más a un torero que no pierde el sitio delante del toro, por muy armado, peligroso, malencarado o inservible, que sea el animal o si me recuerda al jugador de poker que, en ninguna circunstancia cambia el gesto ni transmite la emoción del momento. Sin embargo si Javi alza la barrera, asoma su perfil más humano y proyecta una imagen que merece la pena conocerse con detalle.

Nació al fútbol en Sevilla. Tras su paso por diversos clubes sevillanos, acabó ingresando en la cantera del SevillaFC y allí terminó de poner los cimientos a su estructura personal y deportiva.

Hizo todos los méritos en la cantera de su equipo y llegó al cielo deseado de la primera plantilla sevillista. Cambiaron pocas cosas. El trabajo era muy parecido, con más exigencia personal, pero con el reto intacto. Ser portero del Sevilla. Lo consiguió y en el Sevilla ha jugado todas las competiciones. Ha defendido la meta sevillista en Europa, en Copa del Rey y en Liga.

Se ganó el respeto de todos y el reconocimiento del sevillismo que, cuando dejó el club, reconoció que se iba un sevillista y un modelo a seguir por su forma de interpretar y proyectar los valores de la entidad, desde la base a la altura. Ha jugado en otros equipos y siempre ha dejado la misma imagen. Buen portero, persona leal. Celta, Valladolid, Las Palmas y Granada han sido sus escalas después de dejar el SevillaFC.

Varas había llegado, tras la frustración de tener que salir del Granada sin poder cumplir su deseo de devolver el club a Primera, a la conclusión de que el final no había llegado pero que era momento de prepararse por si no aparecía la oportunidad de seguir parando. Sereno, razonable y cauto, como siempre, dibujaba todas las posibilidades cuando recibió la oferta de la SD Huesca. El portero emergió y asumió la empresa. Ya está a las órdenes de Francisco. La historia de Varas deberá ser contada con detalle cuando, definitivamente deje descansar los guantes. Va a merecer la pena y no solo por las mil historias del balón. Detrás o dentro de Javi Varas hay mucho más.

Ha llegado a Huesca y sabe que ahí hay un reto complicado pero perfectamente posible de alcanzar. No sé cual será la participación de Varas en el campo, eso dependerá de muchas cosas y de la decisión del técnico. Lo que es seguro, es que el equipo oscense ficha un jugador que sabe estar, siempre, a la altura de las circunstancias y que, jugando y sin jugar, va a contribuir a que ese vestuario ni decaiga, ni se pierda, ni se rinda. La persona que ha tenido la idea de ficharlo sabe que está firmando solvencia  deportiva, lealtad institucional y compromiso personal. Acierto pleno. Varas y SD Huesca. Simbiosis perfecta