Inicio Fútbol Internacional Luis de la Fuente, seleccionador Sub-21 y autor de un estado de...

Luis de la Fuente, seleccionador Sub-21 y autor de un estado de ánimo ganador

105
0
Compartir

José Ramón Cobo-Reyes.- Luis de la Fuente es uno de los hombres del momento tras la conquista del Europeo Sub 21 en Italia.Sus primeros pasos en el mundo del fútbol fueron como jugador, donde destacó su paso por el Athletic con la conquista de dos Ligas, una Copa del Rey y una Supercopa. Su camino por el banquillo no ha sido fácil, a pesar de haber entrenado en canteras como las del Sevilla y el Athletic, donde coincidió con jugadores como Ramos, Navas, Muniain o Susaeta. De hecho, con esta experiencia en dos de las mejores canteras del mundo se vislumbraba en él a un entrenador capaz de dar forma a jóvenes talentos. Sin embargo, su paso hacia el fútbol profesional no se llegó a dar, destacando un breve paso por el Alavés. Esta oportunidad no llegó y sus pasos se cruzaron con Ginés Meléndez, uno de los arquitectos y máximos responsables del ciclo exitoso que ha vivido la Selección Española.  Con la Sub-19 consiguió el Europeo de 2015, éxito que ha logrado recrear con la Sub-21, siendo, como él mismo indica, su mayor éxito como entrenador.

En el Europeo Sub 19 ya coincidieron algunos de los jugadores que lograrían alzarse campeones en Italia, como Dani Ceballos, Sivera, Unai Núñez o Jorge Meré.  España empezó el campeonato arrasando por 0-3 a Alemania. Sin embargo, se vio superado por Rusia por 1-3, por lo que en la última jornada vivió otra situación límite al igual que este año. En la última jornada, un empate ante Holanda permitió a la Rojita verse en semifinales ante Francia. Victoria por 0-2 y en la final, otra vez los rusos, de los que se tomaron la revancha logrando otra victoria por 0-2. De este torneo, Luis de la Fuente destacó la fortaleza psicológica de los jugadores, que pasaron de ser la atracción del torneo con su exhibición ante Alemania a verse prácticamente fuera con su derrota ante Rusia. Esta experiencia fue de utilidad para mantener la calma  este año, cuando España se vio con un pie fuera en la fase de grupos tras su derrota ante Italia en la jornada inaugural. Sin embargo, la derrota de Italia le dio alas al combinado nacional y lograron pasar con una victoria holgada ante una Polonia que mostró un nivel alto ante Italia y Bélgica.

Además de esta fortaleza psicológica, la entrada de Marc Roca como pivote, en un puesto que ocuparon Zubeldía y Mikel Merino en las dos primeras jornadas, y la de Oyárzabal como delantero, lograron desatar a España que desde ese momento no volvió a ser la misma durante el torneo. Ante Polonia, con una defensa muy replegada, España fue un ciclón que lograba entrar en la defensa polaca como cuchillo caliente en la mantequilla. El partido finalizó 5-0, en una auténtica exhibición de todo el equipo. Destaca la entrada por las bandas, que buscaban un centro raso que pudiera beneficiar a los atacantes españoles que no destacan por su altura (Oyarzábal, Fornals, Olmo) y el recurso del disparo desde media distancia que tantas alegrías le ha dado a Fabián durante todo el torneo.

Ante Francia, esa fortaleza psicológica fue puesta de nuevo a prueba teniendo que remontar un resultado adverso, que pudo ser peor si prácticamente en la siguiente jugada tras el 0-1 Sivera no hiciera una de las paradas del campeonato. España comandada por un gran Fabián y un gran Ceballos consiguieron sobreponerse al mazazo para acabar logrando una cómoda victoria, gustándose, por 4 a 1. En este partido España cargó la línea defensiva francesa, logrando que o bien Fabián por banda derecha se emparejara con el central libre, o Fornals se metiera hacia dentro en la banda izquierda y Junior se emparejara con el lateral francés. De esta manera, la línea defensiva francesa se encontraba 1vs1 y se generaron espacios entre carriles, con Junior llegando a línea de fondo con frecuencia o encontrando espacios entre los centrales Upamecano y Konaté,  como se pudo ver en el gol de Dani Olmo donde Fabián entró solo por el centro o en las ocasiones de Fornals y Mayoral.

En la final, ante Alemania, España tuvo un inicio rompedor que se concretó con el 1-0 de Fabián, otra vez provocando 1vs1 con la zaga alemana, generando y ocupando espacios de manera magistral. Con el 1-0 Alemania se rehízo y le quitó algo el balón a España, aunque no generó ocasiones de peligro. En los peores momentos, Dani Olmo consiguió el 2-0 que parecía finiquitar la final, aunque un gol en los últimos minutos le dio picante a la final. Esta victoria permitió a España resarcirse de la derrota en la final que tuvo 2 años antes precisamente ante Alemania, donde perdió el entorcado europeo ante los germanos.

Cuando se habla de las categorías inferiores, ganar los torneos no debe ser el objetivo principal. A pesar de que no estemos hablando de categorías de fútbol base, sino de fútbol profesional con jugadores que compiten en las principales ligas europeas, este triunfo no debe valorarse solo a través del prisma del resultado. Se puede observar un trabajo uniforme en la Selección Española por la cual tienen paralelismos todos los combinados nacionales. En este torneo, en especial, se pudieron observar grandes paralelismos con la España de la triple corona: juego combinativo, crecer a través de la posesión, un centro del campo demoledor y el camino de funambulista desde la fase de grupos, como ya se vivió en el Mundial 2010. Sin duda, se han creado unas bases que permitirán que estos talentos puedan encajar en la absoluta con mayor facilidad. Esta uniformidad en el modelo de juego se hace patente cuando se ve que al lado de Luis de la Fuente se encontraba Santi Denia, seleccionador Sub 19.

En una de sus entrevistas tras lograr el entorchado europeo, Luis de la Fuente se erigía como firme defensor del talento español, y animaba a los clubes a dejar de mirar para fuera cuando el talento estaba en casa. Su labor en este torneo le ha hecho un favor a estos talentos, ya que ha permitido brillar con luz propia a jugadores como Dani Ceballos, Dani Olmo o Pablo Fornals que vivirán un cambio de aires este verano, a la vez que jugadores como Fabián o Marc Roca, de los que no se espera un cambio de aires pero que seguro que aumentará su valoración en los clubes de los que forman parte.

@josecoboreyes