Inicio José M. Ríos El tiki taka del Messías

El tiki taka del Messías

469
0
Compartir

messiasOtro escándalo en el mundo del fútbol. Como ya todo el mundo sabe, la Fiscalía de Delitos Económicos de Barcelona se ha querellado contra Leo Messi y su padre, Jorge Horacio Messi, por una defraudación fiscal a la Hacienda Pública en la declaración del IRPF entre los años 2007 y 2009 la friolera de cuatro millones de euros (Diario Marca de 12 de junio de 2013). Esta cantidad representaba los derechos de imagen del futbolista argentino y siendo computable a los ejercicios fiscales de 2007, 2008 y 2009. Más detalladamente puede aludirse a las cuotas de IRPF supuestamente defraudadas y que ascienden a 1,1 millones de euros en el ejercicio 2007 (sobre unos ingresos de 2,6 millones de euros), 1.5 millones de euros en el de 2008 (ante unos ingresos de 3,8 millones de euros) y 1.5 millones de euros en el de 2009 (cuando se había ingresado 3,8 millones de euros). En total, unos cuatro millones de euros presuntamente defraudados por el futbolista argentino y que eran correspondientes a sus derechos de imagen.

Pero en el mundo del balompié han existido muchos abusos en este sentido; así, se realizó una investigación similar fue realizada en el 2009, la que originó una denuncia por defraudación fiscal que aún está en los juzgados. En tal proceso se incluyó al entonces presidente de la ‘U’, Gino Pinasco, al vicepresidente Jaime León Pallete y al tesorero Juan Carlos Noli, bajo la presunción de desviar fondos del club de manera ilegal, por un aproximado de 5,5 millones de dólares a la empresa Consorcio del Deporte Peruano.

Otro ejemplo es el club brasileño Santos, otrora equipo de “o rey Pelé” y actualmente ex equipo de Neymar, fue condenado a pagar una multa de 1.6 millones de dólares por fraude fiscal en la transferencia del futbolista Alessandro Andrade al Porto. La operación se realizó en 1999 y no fue declarada al fisco, por lo que se realizó evadiendo las normas impositivas brasileñas, como determinó la justicia local.

De esta manera, el equipo carioca fue condenado a pagar una multa de 600 mil dólares en 2002.

Otro de los protagonistas que se encontraban bajo sospecha de fraude era Samuel Eto´o.  El Servicio Especial de Delitos Económicos de la Fiscalía de Barcelona se querelló contra delantero camerunés por entender que el ex jugador del FC Barcelona defraudó a la Hacienda Pública española casi 3,5 millones de euros entre 2006 y 2009, correspondientes a los ingresos que obtuvo del club azulgrana y de la marca deportiva Puma durante esos cuatro ejercicios por ceder sus derechos de imagen. Según la querella interpuesta por el Ministerio Público, el internacional camerunés, ahora enrolado en las filas del Anzhy ruso, debería haber tributado dichos ingresos “como rendimientos del capital mobiliario en sus declaraciones correspondientes al IRPF“.

Volviendo al affaire de Messi, hay que indicar que la querella está firmada por la fiscal Raquel Amado, siendo interpuesta en el juzgado de instrucción en funciones de guardia de Gavà (Barcelona), donde en aquella época tenía la residencia el futbolista gaucho.

El Ministerio Fiscal señala que, “con la finalidad de burlar la tributación“, se simuló la cesión de sus derechos de imagen “a sociedades puramente instrumentales radicadas en paraísos fiscales (Belice, Uruguay) y, complementariamente, se formalizaron contratos de licencia, agencia o prestación de servicios entre aquellas sociedades y otras también instrumentales domiciliadas en jurisdicciones de conveniencia (Reino Unido, Suiza)“. Debemos hacer un inciso para determinar que los Paraísos fiscales pueden conceptuarse como territorios de baja o nula tributación que, mediante normas específicas internas, garantizan la opacidad de las transacciones, con la ausencia absoluta de registros, formalidades y controles, en virtud de la definición que realiza la Hacienda Pública española.

Para el Ministerio Fiscal, ha quedado constatado durante la investigación que “la iniciativa para defraudar partió del padre de Messi“, a la sazón, representante del jugador, ya que fue éste quien en 2005, cuando el delantero del Barça era aún menor de edad, encargó a un tercero la creación de una primera sociedad instrumental, que luego sería sustituida por otra, con el único propósito de eludir impuestos.

Con ello, prosigue la querella del fiscal, se buscaba “que los ingresos transitaran desde los países donde radicaban las empresas o entidades pagadoras hasta las sociedades instrumentales domiciliadas en los paraísos fiscales sin someterse prácticamente a tributación alguna junto con total opacidad frente a la Hacienda Pública de quien era el  destinatario y beneficiario de los ganancias, que no fue otro que Messi“.

La querella, que ahora debe ser admitida a trámite por el juzgado correspondiente, acusa a Lionel Messi y a su padre de tres delitos contra la Hacienda Pública, regulados en el artículo 305 del Código Penal.

La defraudación tributaria consiste en la acción u omisión del sujeto activo tendente a eludir el pago de los tributos, cantidades retenidas o que se hubieran debido retener o ingresos a cuenta de retribuciones en especie, obtener indebidamente devoluciones o disfrutar de beneficios fiscales de la misma forma. Ahora bien, para que la defraudación tributaria constituya delito, la cuantía de la cuota defraudada, el importe no ingresado de las retenciones o ingresos a cuenta o de las devoluciones o beneficios fiscales han de exceder de 120.000 euros, en lo que se conoce como “condición objetiva de punibilidad” en el Derecho penal,  por lo que cabe apuntar que la “supuesta” defraudación del astro argentino a la Hacienda Pública española es constitutiva de delito.

La ley contempla una pena de prisión de dos a seis años y una multa del doble al séxtuplo de la cuota defraudada cuando la cuantía de dicha defraudación exceda de seiscientos mil euros, circunstancia que supuestamente concurriría en el caso de “la pulga”.

Seguramente, el crack de Rosario, no tenía ni idea de lo que hacen sus representantes y asesores, pero ojo, hay que tener cuidado porque las mareantes cifras que genera Lionel, de aproximadamente 40 millones de euros al año, hacen que el miedo a tener que pagar el tipo impositivo establecido por Hacienda que es del 56 %, conllevaría que el astro argentino o, mejor dicho, su representante, hace que se observe un “efecto llamada” para que el “mesías” no sólo haga el “tiki-taka” dentro del terreno de juego sino que también haya intentado hacerlo, junto con ciertas “gambetas”, al cuerpo de Inspectores de Hacienda. Imagino que con la finalidad de parar a Messi, el Madrid tendrá que fichar para marcarlo al Ministro Montoro, ese sí que defiende y no Pepe…