Inicio Opinión Antonio Oliver Manolo Haro…con las botas puestas

Manolo Haro…con las botas puestas

375
0
Compartir

haro2Manolo Haro ha sido la demostración de cómo la mente puede superar todas las barreras. Haro ha muerto con las botas puestas. No es una forma de hablar ni un parafraseo de película, es una manera de describir y de contar fielmente su relación con la pelota. Competitivo, perfeccionista, incansable, quisquilloso, luchador y enamorado de su oficio. Cuando dejó de jugar al fútbol solo hizo un paréntesis y dentro de ese espacio personal, puso el alma entera para seguir fiel a lo que más quería. Como entrenador, como formador de jóvenes futbolistas y, sobre todo, como el jugador que nunca deja de ser, Manolo Haro marcó un estilo de sentir y vivir el deporte.

Su capacidad de superación, su necesidad de ponerse cada día la ropa deportiva, su entrega total en cada pachanga y su sentido de la competición, son valores que nos deja. Me quedan de él muchas imágenes pero guardaré siempre la gracia y la sorna con la que analizaba las cosas y las gentes de su deporte. Educado en las formas espartanas del fútbol de antes, era muy crítico con algunas cosas del fútbol de hoy. Escucharlo era un placer. Si tenías un poco de interés Manolo era una galería de ejemplos, de buenos ejemplos.

Hoy el Pabellón de La Salobreja vive con el alma a media asta, echando de menos ya al más fiel de sus amigos, al más perseverante de sus fieles. Todas las instalaciones deportivas de la ciudad y todos los que lo disfrutaron su pasión  y sufrieron su máxima exigencia como entrenador; varias generaciones de deportistas jienenses y amantes del deporte quedamos hoy un poco huérfanos. Estaría bien que alguna de esas instalaciones llevara su nombre. Nadie las ha honrado tanto.

Manolo ya no está, pero siempre nos quedará en la memoria su figura fibrosa de jornalero incansable de la pelota. Hoy siento dolor pero durante muchos años me sentí afortunado por haberme cruzado, en el pantanoso mundo del fútbol, con una persona que vivía intensamente la gran pasión de su vida, el deporte.