Inicio 1ª División Vadillo da aire al Betis

Vadillo da aire al Betis

336
0
Compartir

El Real Betis venció por la mínima (1-0) al Vitoria Guimaraes en la tercera jornada de la fase de grupos de la Europa League. Álvaro Vadillo marcó la diferencia gracias a una acción brillante y desequilibró la balanza para superar al equipo portugués. Los verdiblancos suman ahora cinco puntos y empatan en el liderato del grupo I con el Olympique de Lyon.

Betis(3)En los minutos previos al comienzo del partido, Pepe Mel afirmó que en el contexto actual del Betis lo único importante era marcar y ganar de cualquier forma. El técnico es consciente de que el equipo sigue sin arrancar, y a estas alturas de temporada lo principal es comenzar a sumar puntos como sea.

Betis y Vitoria Guimaraes ofrecieron un choque entretenido por la aparente igualdad mostrada, pero el fútbol desplegado sigue estando lejos del que la afición de Heliópolis vio el año pasado. A cambio, el conjunto verdiblanco se agarra a la solidez defensiva para contrarrestar la poca fluidez del balón y, sobre todo, la escasa fortuna de cara a portería.

El guión se repitió una vez más sobre el césped del Benito Villamarín y los jugadores parecen haber olvidado la brillantez alcanzada bajo la batuta de Mel. Por suerte para los intereses de los sevillanos, a Álvaro Vadillo la mente se le quedó en blanco en el minuto 50 con el balón en sus botas.

Por suerte porque por un momento la combinación hizo recordar a las fabricadas hasta hace escasos tres meses. El hábil extremo decidió internarse en el área rival partiendo desde el costado izquierdo y tiró de desborde. Su movimiento lo acompañó desde la corona del área Verdú y en un fugaz cruce de miradas el balón pasó del canterano al catalán y de vuelta a Vadillo otra vez.

Fueron apenas dos segundos, pero suficientes para hacer saltar la chispa que ya parecía extinguida. El ‘7’ del Betis aprovechó el momento de inspiración para colocar el balón en el segundo palo, inalcanzable para el guardameta visitante, y lo celebró reivindicándose.

Por momentos el Betis se lo creyó y dispuso de los mejores minutos de juego. Combinaciones rápidas buscando siempre hacer daño al rival y pocos apuros en la zona trasera. Sin embargo, el impulso no duró mucho más y el juego progresivamente decayó de forma inevitable.

Lo intentaron aprovechar los visitantes a diez minutos del final y estuvieron cerca de llevarse el empate de vuelta a Portugal. Tanto Andersen como la defensa fueron presa de las dudas, pero la suerte estuvo del lado local y el balón se propuso no volver a rebasar la línea de gol.

No hubo tiempo para mucho más y el Betis de Mel lo agradeció. El equipo logró el gol y eso bastó para sumar los tres puntos en juego. Con el botín a buen recaudo, ya habrá tiempo para pensar en el juego.