Inicio Opinión Nacho Elbal Sobre Messi y el Mundial de Qatar

Sobre Messi y el Mundial de Qatar

559
0
Compartir

mesi qatarMedia hora necesitó Leo Messi para dinamitar un partido que se marchaba, sin pena ni gloria, encarrilado por dos goles de Cesc Fábregas. La reaparición del astro argentino en el Camp Nou era, precisamente, el principal aliciente de una cita que, sobre el papel, dejaba poco margen para la sorpresa. Y no defraudó. Miradas a parte, la figura del Barça volvió con una ferocidad aterradora y devoró la eliminatoria con dos goles que reducirán el partido de vuelta en Getafe a puro trámite.

Celebrado el regreso de Messi y la renovación de Xabi Alonso con el Real Madrid, la otra noticia que sacudió al planeta fútbol fue la posibilidad de jugar el Mundial de Qatar durante el invierno. Para entonces han de pasar todavía ocho años más, sin embargo, el Secretario General de la FIFA, Jerome Valcke, ha dejado entrever que la Copa del Mundo de 2022 podría jugarse entre los meses de noviembre y diciembre, toda vez que las temperaturas en Qatar durante el verano superan los 50ºC. No obstante, el máximo organismo del fútbol mundial no tardó en salir al paso para asegurar que aún no hay nada decidido y que no tratarán el tema antes de Brasil 2014.

En cualquier caso, parece evidente que la idea sobrevuela los despachos de la FIFA y apuesto a que no tardarán en recibir las primeras impresiones. Un Mundial en invierno supondría romper la temporada y hacer malabares para recuperar esos dos meses de competición. ¿De dónde sacarían ocho semanas más en el calendario? Exprimir a los jugadores puede ser la opción fácil y rápida para terminar en junio; la otra, dejarles prácticamente sin vacaciones y acabar en julio con partidos durante la media noche. En ese caso, ¿Serían capaces de enlazar dos temporadas seguidas? Resultaría interesante conocer, por ejemplo, la opinión del fisioterapeuta que viene tratando a Leo Messi, para hablar sobre riesgos de lesión y todas esas cosas relacionadas directamente con el fútbol. Pero entre la FIFA, el riyal, el petrodólar o lo que sea que gasten por aquella tierra, hallarán la solución y sobrará tiempo y opiniones.