Inicio 1ª División Valencia 3 – 1 Sevilla: Parejo y Alves aúpan al Valencia a...

Valencia 3 – 1 Sevilla: Parejo y Alves aúpan al Valencia a Champions

359
0
Compartir

 Buenos tiempos para Mestalla. No sólo por la victoria, por el cuarto puesto o por la revancha. Sino porque el Valencia volvió a convertirse en ese equipo sólido. Sin un juego barroco pero pragmático. Un conjunto que exprime sus ocasiones haciendo de su defensa su mejor atacante.

El Valencia usó el espíritu protagonista del conjunto de Emery a su favor. Jugándole a la contra. Dispuso desde los primeros minutos de grandes ocasiones. Nada más empezar el encuentro. André se inventaba un pase de ensueño con el exterior para Negredo. El vallecano elevó el balón, pero entre Rodrigo, a quien le tembló la pierna, y el estorbo de los defensores del Sevilla acabaron por malograr la ocasión.

Un intercambio de golpes entre los dos equipos fueron el preludio de uno de los penaltis más estúpidos de la carrera de Diogo. El lateral le dio un zapatazo a Negredo en la pierna izquierda cuando este no presentaba un exceso peligro para la meta de Beto.  Parejo no perdonó.

El Sevilla, a partir de ese momento, se hizo más protagonista del encuentro, pero la solidez del Valencia recordaba a aquellas primeras jornadas.

efe Valencia Sevilla

Nuno convirtió un problema en una ventaja. Sin extremos, con Feghouli en la Copa África y Piatti en la enfermería, dispuso a cuatro mediocentros delante de la defensa. Una amalgama de jugadores con un mismo perfil pero características completamente diferentes.  Un muro que el Sevilla intentó traspasar. Casi sin éxito. Sólo Deulofeu lograba colarse de higos a brevas. Insuficiente para combatir a un Valencia que destrozó a la contra.

Pasada la media hora de juego, el balón vuela alto en Mestalla tras un saque de falta del Sevilla, antes de que caiga, Negredo despeja como puede. El cuero se convierte en una libre y la jugada en una accidentada jugada. Rodrigo, André y Enzo a trompicones y casi desde el suelo, enlazan una jugada que llega a las botas de Parejo. De pronto, el esférico se amansa, sumiso a las órdenes del ‘10’ che que, con la única oposición de Beto, colocó el balón donde quiso. Doblete para el capitán.

El otro vengador se encontraba en ese momento en el extremo contrario del campo. Minutos después del 2-0, Parejo cometía una falta sobre Diogo dentro del área. El público se encomendaba a Diego Alves mientras Bacca colocaba el balón en el punto de penalti. El delantero sevillista no cayó en los engaños del brasileño que no sonrió hasta ver el balón en las mallas.

Maquiavélico el dios del fútbol, quiso que Cancelo volviera a cometer en otro penalti. La historia se repetía. Segundas partes nunca fueron buenas y esta vez Alves ensanchó su leyenda de parapenaltis. Y lleva 15 parados de los 35 que le han lanzado en la Liga. El brasileño se olvidó de engaños y se limitó a seguir su instinto. Que lo llevo directamente al lado al que chutó Bacca.

El partido superó esa fase de locura. El Valencia suavizó el encuentro y ahogó las esperanzas de un Sevilla que en ocasiones adoleció de desentendimiento y en otras de desesperanza. Más aún cuando Javi Fuego, recién iniciada la segunda mitad y posiblemente en la única ocasión en la que pisó campo contrario, decidió que era buen momento para probar fortuna con la izquierda. Lo hizo sin oposición y con tranquilidad. Su interior pateó el cuero muy cerca del palo. Muy difícil para Beto.

El Valencia se vengó del Sevilla y consiguió arrebatarle momentáneamente la cuarta posición gracias a una racha en la que ha conseguido 13 de los últimos 15 puntos posibles. Por su parte, el Sevilla no había perdido en Liga desde su visita al Camp Nou  y pierde contra su rival más directo en una semana en la que se juega su pase a la semifinal de la Copa del Rey.