Inicio Polideportivo Baloncesto La increíble sensación de venirse arriba y el Eurobasket de la selección...

La increíble sensación de venirse arriba y el Eurobasket de la selección española

417
0
Compartir

La euforia que debieron sentir anoche los jugadores de la selección al concluir el encuentro, y que seguramente continuará hoy, es algo soberbio. Intentar explicar esa sensación es algo muy complicado; no obstante, es posible y para ejemplificarlo podríamos basarnos en el anuncio que la marca de bebida deportiva Aquarius usó para promocionar sus productos. En este, puede verse como Trevor Jones, autor de grandes bandas sonoras como la de “El último mohicano”, con la ayuda de tres personas que le van contando sus experiencias mientras el compone a partir de sus testimonios, trata de encontrar una melodía que sirva para describir la sensación de venirse arriba, aquella que te lleva a hacer cosas imprevisibles que en condiciones normales no se harían por el famoso “qué dirán”.

Este sentimiento ha llevado a los de Scariolo a cantar y a saltar en Plaza Callao, a la que han acudido para ofrecer el trofeo a la afición. Los deportistas españoles, llenos de ímpetu, celebraban el título que tanto les ha costado ganar y, la verdad, la magnífica obra compuesta por el sudafricano habría encajado perfectamente en esa escena.78433_1

La competición europea ha sido bastante dura, además había que sumar que el equipo no era precisamente el mejor que ha habido en los últimos años, cuatro grandes bajas como son la de Marc, Navarro, Ricky y Calderón lo corroboran. Para esta competición Scariolo solo contaba con dos NBA, y del resto, cuatro habían jugado las cuatro finales posibles de la temporada, lo que supone cansancio, y tres eran novatos en el combinado nacional. Sin embargo, una vez más la fuerza de voluntad y el trabajo han triunfado, y, aunque quizás haya sido con más sufrimiento del que debería, España ha vuelto a levantar un título internacional.

El esfuerzo ha sido largo y continuado, desde la fase de grupos hasta la final los españoles se han encontrado con rivales superiores en muchas facetas del juego. En la primera parte del torneo pudimos ver como lograron el pase a octavos por los pelos, debido a las derrotas en los encuentros contra Serbia e Italia y tras haber vencido a Alemania en el último encuentro de esta fase. Una vez alcanzadas las eliminatorias, los de Scariolo pudieron tomarse un “descanso” al jugar contra Polonia el primer partido, en el cual arrasaron. Sin embrago, el llano duraría poco, y de nuevo se vieron ascendiendo una dura montaña al jugar dos grandes encuentros ante Grecia y Francia, que serían un extraordinario regalo para la vista del espectador y un monumental sacrificio para los jugadores.images (18)

Una vez alcanzada la cima solo les quedaba clavar la bandera que les acreditaba como campeones de Europa y situaba al viejo continente a sus pies. No obstante, antes de eso tendrían que vencer a otra selección que tampoco se esperaba que alcanzara el encuentro final. El combinado nacional lituano ha realizado un Eurobasket casi idéntico al de los de Scariolo, llegando como antiguos favoritos que ahora son tapados y sufriendo en cada encuentro, y si hubieran salido vencedores a este artículo solo habría que cambiarle los personajes y el lugar en el que ofrecen el trofeo a la afición. Sin embargo, no fue así. Los españoles dominaron durante los cuarenta minutos a un rival, que, a pesar del resultado, no bajó los brazos y durante varios momentos demostró su calidad y el por qué  había llegado a esa final.

La copa ya está en su nuevo hogar y el pase a los Juegos Olímpicos certificado. Hace unos días incluso llegamos a ver al combinado nacional fuera del torneo tras salir derrotado contra Italia, pero la unión hace la fuerza, y a esta fuerza se ha sumado un equipo muy congeniado y un colosal líder. Su leyenda no hace más que crecer y crecer, y como el buen vino, mejora con los años.Pau-Gasol-tras-vencer-a-Franci_54436630062_54028874188_960_639

Pau Gasol ha firmado excepcionales actuaciones en este campeonato, ha reinstaurado su posición entre los tres mejores europeos del momento y entre los cinco mejores de la historia, y lo más importante, ha llevado en su espalda a todo su conjunto, apareciendo cuando este más le necesitaba y dando un clinic a todos sus rivales. El pívot español es el mejor en su deporte de la historia de nuestro país, su carrera en el combinado nacional inmejorable y que sea un futuro miembro del salón de la fama de NBA es innegable. No obstante, todavía queda un último torneo con el combinado nacional, así que en este la entrega va a ser máxima y cuando se despida de la selección al final de su último encuentro con la camiseta roja,  y con la medalla de oro en el cuello o no, al igual que ocurrió con Nowitzki en este Eurobasket, el estadio se rendirá a sus pies dando igual el país de procedencia, y los aplausos llenarán el pabellón que disponga de este honor.