Inicio 1ª División Borussia Mönchengladbach 4-2 Sevilla FC: Triste adiós a la Champions del Sevilla

Borussia Mönchengladbach 4-2 Sevilla FC: Triste adiós a la Champions del Sevilla

194
0
Compartir

Konoplyanka Sevilla Borussia MonchengladbachEl Borussia arrasó con el Sevilla desde el principio. La intensidad local, marcada por el fuerte carácter del técnico germano André Schubert, fue el sello de identidad de los alemanes. Ni siquiera el contratiempo de la lesión de Traoré, que se tuvo que retirar por lesión del terreno de juego a los 13 minutos, cambió un ápice las intenciones del cuadro local.

Raffael y Johnson solo fueron los primeros de una larga lista de lanzadores que tuvieron la posibilidad, ante la pasividad defensiva sevillista, de disparar casi siempre desde media distancia a la meta de Sergio Rico, quizá el hombre más destacado en las filas del conjunto nervionense.

Lo peor en el Borussia Park no fue la derrota, incluso teniendo en cuenta que conllevaba directamente la eliminación del torneo al que tanto ha costado llegar, sino fueron las sensaciones que se repiten una y otra vez cuando los andaluces salen de su estadio para jugar. En estas ocasiones, la falta de intensidad en la presión y la capacidad de dejar generar juego al contrario hacen que las ocasiones rivales lleguen de forma estrepitosa.

A pesar de ello, sin acabar de sentirse nada cómodo, el Sevilla también tendría sus opciones de abrir el marcador en jugadas aisladas. Konoplyanka se estrelló con un inspirado Sommer y Gameiro consiguió batirle, pero la acción ya no era válida ya que el colegiado señaló que el balón salió por línea de fondo en el pase previo de Vitolo.

Los germanos, por su parte, seguían a lo suyo, y parecía que más pronto que tarde llegaría el primer tanto local. Primero avisaba Stindl con un disparo que hacía estirarse a Sergio Rico, pero posteriormente el delantero alemán no perdonaría, colocando el 1-0 a la media hora de juego, rematando un centro-chut de Xhaka, en una de las muchos disparos de los locales desde la frontal.

En la segunda mitad siguió la misma dinámica; y otro de los aspectos que preocupan bastante, teniendo en cuenta la rentabilidad que le ha sacado el conjunto hispalense a las jugadas a balón parado, es el tema de los saques de esquina. Ahora casi siempre se sacan en corto y finalmente se acaba diluyendo la opción del remate.

Xhaka estuvo a punto de abrir brecha cuando uno de sus disparos tuvo que ser despajado a córner por Sergio Rico en una muy buena intervención del guardameta sevillano. Sin embargo, los sevillistas también pudieron empatar en dos claras oportunidades de gol, ambas con Konoplyanka como asistente y Gameiro en papel de rematador. En la primera, el galo no llegó por centímetros; y en la segunda, su disparo con la zurda se fue fuera por muy poco.

El Sevilla perdonó y el conjunto local lo acabó sentenciando. La fragilidad defensiva de los de Emery volvió a quedar latente en el segundo y tercer gol. Un disparo con rosca de Johnson y una buena combinación alemana que culminó con el tanto de Raffael desataron la euforia en el estadio germano, ya que su equipo igualaba el resultado cosechado por los nervionenses en el partido del Pizjuán.

Pero, a falta de diez minutos, el recién incorporado Llorente filtró un pase a la espalda de la defensa que aprovechó Vitolo para batir a Sommer con una sutil vaselina. La alegría sevillista únicamente duró un minuto. Eso le bastó al conjunto dirigido por Schubert para volver a ampliar la diferencia con un nuevo latigazo desde la frontal de Stindl. En el descuento, Banega maquilló el resultado transformando un penalti cometido sobre el incansable Krychowiak.

De esta manera, el Sevilla pierde cualquier opción de clasificarse para la siguiente ronda, incluso no depende de sí mismo para acabar tercero y lograr plaza al menos en su competición fetiche. Debe ganar a la Juventus y que el Borussia no consiga hacer lo mismo en el Etihad Stadium. El cuadro hispalense dice adiós a la Champions de una forma bastante desoladora, después de lo que costó conseguir plaza este año en la máxima competición europea.