Inicio 1ª División Barça y Atleti, dos equipos y un destino: Champions

Barça y Atleti, dos equipos y un destino: Champions

78
0
Compartir

La Liga de Campeones se está convirtiendo en un mantra obsesivo para Barça y Atlético de Madrid. Parece que los dos están necesitados. Necesitan, urgentemente, ganar este trofeo para explicar su futuro inmediato. El Barcelona, porque el tiempo pasa y cada día se le relaciona menos con la Champions y el Atleti, porque ha hecho una plantilla destinada a jugar la final de la que será anfitrión. Los culés, ya habló Messi, no lo disimulan. Los colchoneros lo dicen con la boca pequeña pero, tal y como ha empezado la Liga, puede ser más que una ilusión, una solución obligada. Las prisas son malas, las urgencias peores y dar las cosas por hechas, una mentira.

El Barcelona ha empezado bien. Ha logrado un liderato que, tras la victoria en Anoeta, es más una realidad puntual, que una certeza para tiempo pero da igual. Comienza “su competición” de este año y los deberes domésticos los tiene hechos. Ahora debe apretar los dientes y tratar de que Piqué no se descuelgue, que Busquet sea el jefe, Couthino la proyección del Andrés que se fue y así hasta Dembelé. Esta temporada no hay “Roma” que valga. Lo han dicho ellos.

El equipo de Simeone ha logrado armar un conjunto valorado, no solo para reeditar el ardor guerrero, sino para mostrar a todos la calidad que atesora para crear juego, fútbol y, sin que nadie se asuste, espectáculo. Los nombres dan para eso. No hay disculpas. La Liga se les ha puesto cuesta arriba y, como consecuencia, la opinión empieza tenerla de espalda. El fútbol no espera, circula a toda velocidad y no ganar al Eíbar y haber perdido en Vigo es, por mucho crédito que tengan el Cholo, un problema de crédito.

Lo mejor para Barça y Atleti es lo mudable del fútbol que, como el pensamiento, va de paso. De un día para otro cambia el aire, la suerte y el la forma de jugar. Dos equipos con un mismo objetivo. Solo uno ganará la Champions y, solo de otros triunfos, dependerá la suerte del que no la gane. Barça y Atleti dos, que por sus urgencias, parecen uno. Y el Madrid, mirando.