Inicio 1ª División Los equipos jienenses de Tercera División entre la lumbre y el frío

Los equipos jienenses de Tercera División entre la lumbre y el frío

388
0
Compartir

La liga está en su ecuador. Los equipos de la provincia de Jaén en el Grupo IX de Tercera, ya saben cuáles son los deberes para la segunda manga del campeonato. El balón no engaña. Cada uno ha recogido lo que sus aciertos y sus errores han dado de sí.

La cabeza, tras algunos trasteos iniciales, se ha encajado con bastante parecido al retrato que a priori se pudo haber hecho y, por la parte de abajo, han aparecido algunos equipos que no estaban llamados a navegar por esos mares procelosos que siempre llevan amenazas serias.

El líder del Grupo en malagueño. El CD El Palo ha armado una plantilla que, no sin dificultad, ha llegado al final de la primera vuelta como primero aunque, eso es cierto, muy justo y con un Real Jaén muy pegado.

El Real Jaén salió con las ideas muy claras. Se dio mando absoluto a Germán Crespo para confeccionar un grupo que solo tiene como objetivo el ascenso. El técnico y responsable máximo del proyecto, hilvanó las líneas y trató de tener a sus órdenes a jugadores que entendieran su manera de ver el fútbol. El balón como protagonista. Apuesta arriesgada para la categoría. El momento crítico de la primera vuelta llegó con un amago de motín en el vestuario que, sin duda, Crespo zanjó con criterio y asumiendo muchas riesgos. Acertó y aquella crisis  dio paso  a una larga racha de partidos sin conocer la derrota y logrando, de forma interina, el liderato. Al final del primer acto, el equipo está segundo a un punto del primer clasificado. El entrenador no ha podido enriquecer su plantilla porque el club no ha saldado sus deudas y vive bajo un imperativo que le priva de derechos federativos. Los jugadores estaban pero el dinero no llegó. Al Real Jaén le toca, con el mismo objetivo, reinventarse y seguir con los mismos efectivos que empezó. El tiempo dirá.

El Linares Deportivo está, tras el Real Jaén, a dos puntos de la cabeza. Ha terminado la primera ronda con el buen sabor de boca con el que la empezó el Real Jaén. Ambos han vencido en sus respectivos partidos como locales, al eterno rival. Tablas en el choque particular. Los de Juan Arsenal han comenzado la temporada con el objetivo calcado al del Real Jaén. Tienen que cambiar de categoría y volver a 2B. No hay otra salida. El ambiente en Linares es de esperanza. Hay plantilla para lograr ese ascenso y, con los movimientos oscilantes normales en un campeonato, el equipo azulillo llega muy bien colocado y con las aspiraciones de terminar primero, intactas. En casa han sido muy regulares y casi hasta el final de la primera vuelta han permanecido invictos y sin encajar gol. Tienen que acreditar en adelante las buenas sensaciones dadas.

El Real Jaén y el Linares, con permiso de un notable CD El Palo, parecen llamados a jugarse la primera posición. Un puesto que allana el camino hacia el ascenso. Va a ser una lucha intensa y cargada de valor futbolístico. Los paleños van a poner, si mantienen la línea, muchas dificultades a los conjuntos jienenses. Además, haríamos mal si no concedemos posibilidades al Antequera CF que condice Aybar. El equipo antequerano va a más y habrá que observar cómo se produce en la segunda vuelta. En esta categoría es candidato siempre.

El At. Mancha Real ha vivido una primera vuelta de subidas y bajadas. Ha habido un momento en el que, por falta de resultados, se dio por hecho que el proyecto se iba a refundar a partir de la salida de Rizos y con la llegada de otro técnico. La directiva tuvo el acierto de no entrar en pánico. Confió más que en los resultados, en las sensaciones y acertó de lleno. El equipo, que parecía venirse al suelo, fue capaz de corregirse y de restaurar sus valores para terminar esta primera parte de la liga, mirando hacia arriba y prometiendo la pelea que se le supone al conjunto manchego. Jugadores y técnico han devuelto en puntos la confianza dada. Está lejos de los puestos que dan derecho a pelear el ascenso, pero la dinámica actual les permite seguir con la vista puesta en ese horizonte.

La zona de turbulencias y sorpresas, está encabezada por la UDC de Torreonjimeno. Impensable al arrancar la liga, que los de Manolo Chumilla tuviera una primera vuelta como la que han tenido. El equipo no ha podido mantener las excelentes sensaciones con las que terminó la pasada temporada. Cuando un equipo sale en busca de objetivos ambiciosos y ve cómo la competición lo castiga y lo reduce a puestos no previstos, todo se complica. La confianza se vuelve duda y la suerte esquiva. Eso lo ha vivido el conjunto de Torredonjimeno que ha visto como el yugo del descenso se le colgaba durante varias jornadas. Estando ahí todo es más difícil. Por fortuna, al final, de la primera mitad de la liga el equipo ha encontrado la suerte que estuvo buscando y ahora vive a cinco puntos de la zona fatal. La segunda vuelta, ya sin las piedras de estar en descenso, el equipo tosiriano debe dar el rendimiento que se espera de un conjunto con calidad y con buenas estructuras futbolísticas.

El Torreperogil, también elude la zona de descenso. Tres puntos le separan de la zona del infierno. Meritoria primera vuelta de los jugadores que dirige Torres. Entrar en esta categoría y no descomponerse durante toda la primera vuelta es muy importante. A un equipo debutante le pueden ocurrir muchas cosas. Desde entrar en dinámicas negativas desde el principio hasta acusar, por falta de experiencia, el paso por la categoría y cometer errores fatales. No ha sido así. Torres, al contrario que su equipo, no debuta. Está de vuelta. Bueno el trabajo del linarense que, en lo que queda de temporada, deberá hacer de su campo un bastión en el que se logren los puntos que darán la permanencia. Ojalá lesiones y sanciones no sean piedras en el camino para los torreños y a base de fútbol y fe, logren el premio de la permanencia.

La puerta del sótano la abre el Martos CD. Otra sorpresa. El equipo de la Peña salía con nuevos dirigentes, con nuevo proyecto y con ganas de agradar. Pensar que lucharía por el ascenso, era una quimera pero ni los más pesimistas habrían barajado que el equipo podría estar en la situación en la que se encuentra. El descenso no podía entrar en ningún plan. El equipo conocerá estos días a su tercer entrenador y ese, sin duda, es un mal síntoma. El peor. El acierto en la elección del nuevo responsable del banquillo, el compromiso de los jugadores y la pericia de los dirigentes para encontrar el dinero de las nóminas, será fundamental. A partir de ahí, por fortuna, hay tiempo para reparar la avería. Ojalá el Martos CD se sacuda el polvo de las zonas menos cómodas de la tabla y los temores del peligro desaparezcan.